viernes, 2 de diciembre de 2016

MENÚ CUMPLEAÑOS




MENÚ CUMPLEAÑOS


Como comenté en la entrada anterior, el día 20 del pasado mes fue el cumpleaños de mi marido, y hoy os traigo el menú que confeccioné para celebrarlo. Además con las fechas que se nos avecinan puede venir muy bien, para coger ideas tanto para las reuniones con amigos y familiares como para los grandes días de Navidad.  Fuimos trece personas, y la verdad es que todo quedo genial; puse varios aperitivos al centro, como plato principal una carne, fruta y claro, como no,  la tarta. 

Hoy os muestro el menú al completo, con los enlaces a las recetas que ya tengo publicadas, y en días sucesivos os iré mostrando los distintos platos, que todavía no hay publicados. 


Entrantes


Jamón ibérico y queso manchego curado


Distintos tipos de patés con reducción de Pedro Ximenez y confitura de frutos rojos


Pinchos a la navarra



Conchas marineras


Tarta de pulpo


Gambón al horno


Montados de sardina ahumada y boquerón en vinagre

Plato principal


Ossobuco de cerdo

Fruta del tiempo


Tarta de café con nueces




sábado, 26 de noviembre de 2016

TARTA DE CAFÉ CON NUECES



Qué mejor manera para terminar el mes, que con una tartita. Hace tiempo que no publico ninguna, y qué mejor ocasión que aprovechar el cumpleaños de mi marido, el pasado domingo. Es una tarta que ya he repetido en alguna ocasión, y la verdad es que está buenísima. Es un bizcocho de zanahoria, chocolate y nueces, con una cobertura de café, espectacular. La cobertura la preparo según voy a hacer la decoración, si voy a utilizar la manga le pongo unas hojas de gelatina, para que quede más firme y aguante, si voy con más prisa, no le pongo gelatina, y simplemente cubro la tarta y luego le pongo algún adorno, según tenga por casa. En cualquier caso, es una tarta muy buena; sobretodo para los amantes del café. 




TARTA DE CAFÉ CON NUECES


INGREDIENTES:

Para el bizcocho

330 gr. de azúcar moreno
160 gr. de aceite de oliva suave
210 gr. de harina
2 cucharaditas y ½ de levadura en polvo
1 cucharadita y ¼ de canela
1 pizca de clavo molido
1 pizca de jengibre
4 huevos
280 gr. de zanahoria rallada
100 gr. de nueces picadas (el peso en limpio)
3 cucharadas de cacao puro en polvo, yo utilizo Valor. 

Para la cobertura:

255 gr. de mantequilla
340 gr. de queso blanco de untar
375 gr. de azúcar glas
3 cucharadas de café soluble
10 gr. de gelatina neutra en polvo, o 6 láminas de gelatina neutra
40 ml. de leche entera (si vamos a utilizar gelatina)
Una pizca de sal

Para calar el bizcocho:

Un vaso de agua con dos cucharadas de café soluble y una de azúcar (yo utilizo descafeinado por si hay niños o alguien no puede tomar café.) 

O bien preparamos un almíbar con agua, azúcar y ron.

Para decorar:

Nueces
40 gr. de azúcar

(O nata, granos de café de chocolate, cereales de chocolate negro, etc... , al gusto)




PREPARACIÓN:

  • Comenzamos preparando el bizcocho. Precalentamos el horno a 180º.
  • Partimos las nueces y las vamos pesando hasta alcanzar los 100 gr.; a mi me gusta partirlas con la mano, para que nos queden trocitos, que luego encontramos en el bizcocho. 
  • Pelamos las zanahorias y las rallamos. 



  • Ponemos el azúcar moreno y el aceite en el bol, de la batidora de varillas y batimos dos minutos. 
  • Agregamos los huevos, de uno en uno y la harina tamizada con la levadura.


  • Tamizamos el cacao lo añadimos a la preparación anterior y mezclamos.



  • Incorporamos la zanahoria y las nueces y removemos con una espátula con movimientos suaves, para evitar que la mezcla nos baje. 
  • Aromatizamos con la canela, el jengibre y el clavo, y removemos hasta integrarlos. 




  • Vertemos la mezcla en un molde desmontable de 23 cm. (yo utilizo el fantástico molde de lekue, para mi el mejor), previamente engrasado con mantequilla, y horneamos 50 o 60 minutos, hasta que al pincharlo con una aguja, ésta salga seca. 
  • Retiramos el bizcocho del horno, dejamos enfriar y desmoldamos. Reservamos. 
  • Ahora vamos a preparar la cobertura. Sacamos la mantequilla de la nevera, para que cuando vayamos a utilizarla esté blandita. 
  • Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría cinco minutos. Calentamos la leche en el microondas unos segundos, escurrimos las hojas de gelatina las echamos en la leche caliente y removemos bien para que se disuelvan. Reservamos para que se temple mientras seguimos preparando la cobertura. 


  • Colocamos la mantequilla en el cuenco de la batidora de varillas y la batimos durante dos minutos, hasta que nos quede cremosa y su color se vuelva más blanquecino. 
  • Agregamos el azúcar glas, tamizado y batimos en principio a velocidad baja hasta que el azúcar esté integrado, y luego a máxima velocidad un par de minutos. 


  • Añadimos el queso y seguimos batiendo a máxima velocidad dos o tres minutos más. 
  • Agregamos el café y la sal, batimos otro par de minutos, siempre a máxima velocidad. 


  • Incorporamos la gelatina y terminamos de batir otro par de minutos;  reservamos en la nevera, para que la mezcla coja cuerpo. 
  • Cortamos en dos discos el bizcocho. Mojamos bien las dos partes ayudándonos con una brocha. 
 

  • Cubrimos un disco con la mitad de la cobertura, y colocamos el otro disco encima. 


  • Cubrimos toda la tarta con una fina capa de cobertura. Introducimos el resto en una manga pastelera con boquilla rizada y decoramos la tarta con rosetones de crema. 
  • A la hora de servir, podemos ponerle unas nueces caramelizadas.


  •  Para ello cocemos el azúcar con unas gotas de agua hasta obtener un caramelo rubio; lo vertemos sobre las nueces peladas y troceadas. Dejamos enfriar y colocamos sobre los rosetones de crema. 



lunes, 14 de noviembre de 2016

CALABACINES RELLENOS DE ATÚN



Hoy un plato de verdurita; unos deliciosos calabacines rellenos de atún. Un plato sencillo, con el que hasta los más reacios a tomar verdura, se van a chupar los dedos. Además de ser muy completo, ya que combinamos la verdura, el atún y el queso. 




CALABACINES RELLENOS DE ATÚN


INGREDIENTES:

1 calabacin mediano
2 latas de atún, en aceite 
1 cebolla pequeña
3 cucharadas de tomate frito
Aceite de oliva, virgen extra
Orégano y albahaca
Queso rallado, al gusto, yo cuatro quesos


PREPARACIÓN:

  • Lavamos el calabacin, lo secamos con papel de cocina, quitamos las puntas y partimos en dos longitudinalmente, y  a su vez cada parte en dos trozos. 
  • Hacemos unos cortes en forma de rombos, salamos y colocamos en una fuente que pueda ir al microondas; tapamos con papel film, hacemos unos agujeritos en el plástico, metemos en el microondas y programamos  cuatro o cinco minutos a máxima potencia. Debemos ir comprobando, si nos falta algún minuto más, se lo damos;  nos deben quedar al dente. 



  • Con ayuda de una cucharita, sacamos la pulpa de los calabacines procurando no romperlos. Nos deberán quedar unas barquitas. Cortamos la pulpa extraída y reservamos. 
  • Colocamos los calabacines, boca abajo sobre un papel de cocina, para que se escurran. 



  • Ahora vamos a preparar el relleno; para ello cortamos la cebolla en cuadritos, y la ponemos a pochar a fuego no muy fuerte. 
  • Cuando la cebolla esté doradita, añadimos la pulpa de los calabacines, rehogamos un par de minutos.


  • Incorporamos el tomate frito, damos un par de vueltas, aderezamos con orégano y albahaca, al gusto. 
  • Echamos el atún escurrido del aceite, y removemos hasta tener una mezcla homogénea. Salamos ligeramente, ya que el atún ya lleva sal. 


  • Con ésta mezcla rellenamos las barquitas de calabacin. 



  • Cubrimos con queso rallado y gratinamos en horno precalentado a 250º, hasta que el queso esté fundido y dorado. 



jueves, 10 de noviembre de 2016

PATATAS "FOSTER" CON QUESO Y BACON



En qué casa donde hay niños o adolescentes no conocen las famosas patatas de Foster, creo que en ninguna. Y tal como dice mi hijo, el único secreto de éstas patatas está en la salsa, que lo tienen tan guardado como la Coca-Cola. Hay infinidad de recetas para intentar simular la dichosa salsita, ésta es  la que yo preparo en casa, y debo de decir que según mis hijos, está muy buena, vamos que siempre que las hago, no queda ni rastro. Ésta salsa también se puede utilizar en platos de carnes picantes, en ensaladas, en crudités, etc... eso sí, en éstos casos hay que tomarla muy fría para que haga contraste. 



PATATAS "FOSTER" CON QUESO Y BACON


INGREDIENTES:
Para las patatas:

Patatas para freír
Queso rallado, mezcla cuatro quesos
Bacon en taquitos
Sal y pimienta
Aceite de oliva , virgen extra

Para la salsa ranchera:

260 gr. de mayonesa
150 gr. de buttermilk
60 gr. de sour cream o crema agria
1/2 yogurt natural sin azúcar
1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de pimienta negra molida
1/4 cucharadita de cebolla en polvo
1/4 cucharadita de ajo en polvo
Tomillo seco
Perejil seco
El zumo de medio limón




PREPARACIÓN:

  • Lo primero que vamos a hacer es preparar la salsa, para tenerla reposando un par de horas mínimo en la nevera. 
  • Vamos a preparar el butermilk, ponemos la leche en el microondas unos 30 segundos a máxima potencia, no debe hervir sólo que esté tibia, añadimos una cucharada de zumo de limón, removemos y dejamos reposar diez o quince minutos, para que se corte. 


  • Si no tenemos o no podemos conseguir crema agria la podemos preparar con nata espesa (semimontada) y una cucharada de butermilk.


  • Pasados los quince minutos, veremos como la leche parece que tiene grumitos y está cortada, ya tenemos el butermilk listo. Es el momento de preparar la salsa, para ello a éste butermilk vamos añadiendo el resto de ingredientes: la mayonesa, la crema agria...


  • La sal, la pimienta, la cebolla, el ajo y el yogurt, removemos añadimos el tomillo y el perejil, mezclamos y llevamos a la nevera un par de horas mínimo, para que coja cuerpo. 
  • Ahora vamos con las patatas. Las pelamos, lavamos y las cortamos en tiras más o menos regulares.  
  • Las freímos en abundante aceite de oliva virgen. 
  • Mientras las patatas se fríen, en otra sartén sin poner nada de aceite, salteamos el bacon, hasta que esté doradito. Sacamos y escurrimos en un colador, para quitarle el exceso de grasa. Reservamos.  



  •  Cuando las patatas estén hechas,   las sacamos a un plato con un papel de cocina, para que absorban el exceso de grasa; y estando aun calientes salpimentamos, removemos para que cojan la sal bien y pasamos a una fuente que pueda ir al horno. 


  • Ponemos por encima la salsa ranchera, al gusto; según se prefiera con más o menos salsa, eso si no debemos quedarnos cortos, recodad que el secreto de éstas patatas está en la salsa. 


  • Cubrimos las patatas con el queso rallado y encima de éste el bacon. 
  • Precalentamos el horno a 250º, arriba y abajo. Gratinamos 3 o 4 minutos hasta que el queso se funda, pero sin que se dore mucho para que no se endurezca. 
  • Servimos enseguida. 



domingo, 6 de noviembre de 2016

CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO DE CHICOTE



Hace ya un par de años que Alberto Chicote subió a twitter sus famosas croquetas de jamón; yo hasta hace unos meses no las había visto, pero desde que las ví , me apunté la receta y derechita a mi carpeta de pendientes. Por aquel entonces, fueron muchísimos blogs los que las publicaron y todos hablaban maravillas de ellas; a pesar de tener ya publicadas las croquetas de jamón, y croquetas de jamón serrano y queso manchego, no he podido resistirme y enseñaos ésta fantástica receta, por si todavía hay alguien que no la conozca. Aprovechando que éstas pasadas vacaciones hemos estado en Aracena, nos trajimos para casa un estupendo jamón de la zona, y claro entre la fantástica receta de Alberto y la extraordinaria calidad del jamón, han salido unas recetas de diez, un lujo total. 








CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO DE CHICOTE



INGREDIENTES:

670 ml. de leche entera
330 ml. de nata para cocinar, yo he utilizado leche evaporada ya que no tenía nata para cocinar en ese momento. 
1 hueso de jamón 
55 gr. de mantequilla
45 gr. de aceite de oliva virgen
1 cebolla pequeña, unos 165 gr. 
95 gr. de harina
100 gr. de jamón ibérico de bellota, yo he utilizado jamón ibérico de Cárnicas Segundín , de Aracena, un jamón extraordinario. 
Nuez moscada, pimienta y sal

Para empanar:

2 huevos
Harina
Pan rallado

PREPARACIÓN:

  • Ponemos a calentar en una olla la leche y la nata con el hueso de jamón, cuando esté caliente bajamos el fuego al mínimo y dejamos infusionando 20 minutos. No debemos dejar que hierva para evitar que se nos consuma el líquido, ya que si no luego la proporción no sería la misma, y las croquetas no nos quedarían tan cremosas. 




  • Cortamos el jamón en daditos. La cebolla en cuadritos. 
  • En una cazuela ponemos el aceite y la mantequilla, llevamos al fuego,  cuando la mantequilla se haya derretido echamos la cebolla y la dejamos a fuego lento unos 20 minutos. 


  • Cuando haya pasado el tiempo y la cebolla esté bien blandita, incorporamos el jamón, damos unas vueltas, sin pasarlo, solo que el jamón suelte la grasilla. 
  • Incorporamos la harina, removemos bien y la tenemos cocinando unos diez minutos.


  • Ahora vamos añadiendo la leche infusionada, poco a poco, primero un cacito, cuando la leche se haya absorbido, otro y así sucesivamente hasta terminar toda la leche, unos diez minutos, aproximadamente, sin dejar de remover para evitar que se nos peque y nos salgan grumos. 




  • Echamos sal, con cuidado ya que el jamón ya lleva bastante, la nuez moscada y unas vueltas del molinillo de pimientas, removemos y rectificamos de sal, si es necesario. 


  • Vertemos la mezcla en un bol, tapamos con un film transparente y hacemos unos agujeritos con un palillo. Dejamos enfriar unas horas o de un día para otro. 
  • Ahora vamos a formar las croquetas, para ello batimos dos huevos,  en un plato ponemos harina y en otro recipiente pan rallado. 



  • Vamos dando forma a las croquetas, las pasamos por harina, después por huevo y por último por pan rallado. 



  • Ponemos abundante aceite de oliva virgen extra en  una sartén pequeña en el fuego, cuando el aceite esté caliente, vamos friendo las croquetas en tandas de cuatro o cinco como máximo, para evitar que se nos abran. 
  • Las vamos sacando a un plato con un papel de cocina, para que absorban el exceso de aceite. 
  • Y listas, con una cervecita bien fría, son una verdadera delicia.