domingo, 10 de junio de 2018

BIZCOCHO DE FANTA DE LIMÓN


Como parece que el buen tiempo se resiste a llegar pues habrá que aplicar el dicho de "a mal tiempo buena cara" y aprovechar estos días más fresquitos para seguir utilizando el horno. Éste bizcocho triunfó en las redes hace ya varios años, pero yo todavía no lo había hecho y la verdad es que nos ha gustado mucho, un bizcocho superesponjoso, de textura húmeda, ideal para desayunos y meriendas. Con éstas cantidades sale un buen bizcocho, si quieres puedes reducirlas a la mitad para hacerlo más pequeño; aunque congela estupendamente envuelto en papel film y así aprovechamos el tiempo del horneado; congelamos en porciones y podemos disfrutar de un estupendo trozo de bizcocho casero en un plis plas.



BIZCOCHO DE FANTA DE LIMÓN


INGREDIENTES:

6 huevos
250 gr. de fanta de limón
360 gr. de azúcar
400 gr. de harina
200 gr. de aceite de oliva suave
La ralladura de un limón
24 gr. de levadura en polvo (sobre y medio)

PREPARACIÓN:

  • Ponemos los huevos y el azúcar en el bol de nuestro robot de cocina y batimos con las varillas eléctricas hasta que la mezcla esté blanca y esponjosa. 
  • Cambiamos las varillas por la paleta mezcladora y sin parar de  batir añadimos el aceite y la fanta hasta que ambos ingredientes estén perfectamente integrados. 



  • Mezclamos la harina con la levadura. 
  • Quitamos el  bol robot de cocina y agregamos la harina y la levadura tamizadas. 


  • Mezclamos con la ayuda de una espátula, mezclando suavemente para evitar que la mezcla nos baje. 
  • Añadimos la ralladura del limón y terminamos de mezclar. Nos debe quedar una masa suave y esponjosa. 


  • Engrasamos un molde desmontable con mantequilla, espolvoreamos de harina y retiramos el exceso, poniéndolo del revés y dándole golpecitos. 
  • Vertemos la mezcla en el molde, damos unos golpecitos contra la encima, para quitar posibles burbujas de aire y metemos en el horno precalentado a 180º durante 50 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 


  • Cuando el bizcocho esté completamente frío espolvoreamos por encima con azúcar glass, y listo para degustarlo.



miércoles, 6 de junio de 2018

ALCACHOFAS A LA CORDOBESA CON CHAMPIÑÓN




Si tuviese que elegir una verdura preferida, sin lugar a dudas elegiría la alcachofa, me encantan, buena prueba de ello es la cantidad de recetas que hay en blog: alcachofas en salsa de langostinosalcachofas con almejas y gambaschips de alcachofa, y tantas otras más. Me gusta muchísimo ponerlas en el arroz, para mi le da un sabor fantástico, en fin que en temporada no faltan en mi cocina. A la receta de hoy, le he dado mi toque personal añadiéndole champiñón y la verdad nos ha gustado mucho. Vamos con la receta.





ALCACHOFAS A LA CORDOBESA CON CHAMPIÑÓN


INGREDIENTES:

8 alcachofas
250 gr. de champiñon
1 cebolla pequeña o media grande
2 dientes de ajo
1 tomate
200 ml. de vino blanco
225 ml. de caldo de jamón
75 gr. de jamón serrano en taquitos
8 gr. de maizena
Unas hebras de azafrán
Hierbabuena
1 limón
Aceite de oliva, virgen extra
Sal

Para el caldo de jamón:
1 punta de jamón serrano
1 zanahoria
1 cebolla
1 tomate

PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será preparar el caldo de jamón, para ello ponemos en una cacerola el trozo de jamón, la zanahoria, la cebolla, el tomate y un poco de sal, con moderación ya que el jamón ya lleva sal. Ponemos a cocer durante 30 minutos más o menos. 
  • Ahora vamos a limpiar las alcachofas, para ello ponemos un bol con agua con el zumo de un limón, les vamos quitando las hojas exteriores hasta dejar los corazones, las partimos por la mitad y las vamos echando en el bol. 
  • Limpiamos los champiñones pasándoles un paño húmedo para quitarles la tierra, los partimos por la mitad. 
  • Colamos el caldo de jamón. Disolvemos la maizena en un poco de agua fría. Reservamos.




  • Pelamos la cebolla y los ajos y los picamos muy menudos. Los rehogamos en un fondo de aceite hasta que la cebolla esté blandita y transparente. 
  • Lavamos el tomate, lo rallamos y echamos al sofrito de cebolla, seguimos sofriendo unos minutos más. 



  •  Regamos con el vino, agregamos las alcachofas y los champiñones y dejamos reducir un par de minutos. 



  • Incorporamos el caldo de jamón y la maizena, unas hebras de azafrán y un poco de hierbabuena. 



  • Proseguimos la cocción durante 20 minutos, hasta que la salsa espese y las alcachofas estén tiernas. 
  • Agregamos los taquitos de jamón, removemos un poco y  dejamos un par de minutos más.


  • Servimos bien calientes, y eso sí, prepara una buena barra de pan, porque la vas a necesitar. 



lunes, 4 de junio de 2018

NIDOS DE PATATA CON BEICON Y HUEVO


El entrante de hoy es una verdadera pasada, no es nada difícil, es muy vistoso y sobretodo hará las delicias de los más jóvenes de la casa, ya que se mezclan dos ingredientes que les gustan mucho, como son el bacon y el queso. A mi particularmente, me encantan éstas patatas, cuando abres la patata y cae la yema líquida, para mi es un verdadero placer comerlas. 


NIDOS DE PATATA CON BEICON Y HUEVO


INGREDIENTES:

4 huevos
4 patatas grandes
100 gr. de beicon
100 gr. de queso al gusto
Perejil picado
Sal
Pimienta

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno a180º. 
  • Lavamos las patatas bajo el chorro del grifo, cepillándolas bien para eliminar los restos de tierra; las secamos con papel de cocina. 
  • Las envolvemos en papel de aluminio, las ponemos en una bandeja de horno y las asamos aproximadamente una hora, hasta que estén tiernas (yo las pincho con una brocheta para comprobarlo).
  • Las sacamos del horno, abrimos los paquetes y esperamos que se enfríen del todo. 



  • Hacemos un corte en la parte superior de la patata y retiramos la pulpa, con cuidado para no romperlas, ayudándonos con un sacabolas, hasta vaciarlas.
  • Eliminamos la corteza y las ternillas del beicon y lo cortamos en trocitos pequeños. 
  • Podemos utilizar el queso que más nos guste, parmesano, manchego, preferiblemente uno que funda bien. Si lo tenemos en un trozo lo rallamos con un rallador. Yo en éste caso utilicé una mezcla de cuatro quesos rallada, que tenía por la nevera.
  • Picamos muy bien la pulpa de la patata y la mezclamos con tres cuartas partes del beicon y la misma cantidad de queso rallado, espolvoreamos con sal y pimienta y removemos bien. 


  • Repartimos ésta mezcla en el hueco de las patatas, sin rellenarlas del todo. 
  • Cascamos un huevo en cada patata, salamos ligeramente. Distribuimos por encima el resto del queso y del beicon y espolvoreamos con el perejil picado. 


  • Horneamos las patatas 15 minutos a 180º, hasta que la clara de los huevos esté cuajada y la yema quede blandita y jugosa. Si te gusta más cuajada, las tienes un par de minutos más.  Aunque así, para mi gusto quedan perfectas. 
  • Retiramos del horno y servimos bien calientes. 



Nota: Con éstas cantidades suele sobrar relleno. No lo tires, en unos días te diré como se puede aprovechar y convertirlo en unas ricas bolas de patata. 

miércoles, 23 de mayo de 2018

TARTA MOUSSE DE CHOCOLATE Y FILIPINOS



Cuando vi ésta tarta inmediatamente supe a quién se la iba a hacer, a mi hijo mayor al que le encantan los filipinos y también es muy chocolatero, como todos los de casa he de decir. Y que mejor ocasión que en su 24 cumpleaños, madre mía cómo pasa el tiempo me parece mentira. El resultado nos ha gustado mucho a todos, y al  cumpleañero le ha encantado, una suave mousse con trocitos de galleta en su interior. Vamos que si en casa os gusta el chocolate no debéis perdeos ésta tarta, es una verdadera delicia. 




INGREDIENTES:
Para la base:

300 gr. de galleta, tipo Digestive
120 gr. de mantequilla fundida

Para la tarta:

6 claras de huevo
60 gr. de azúcar
450 gr. de queso crema, 
200 gr. de chocolate para postres
235 gr. de galletas Filipinos blancos y negros
5 hojas de gelatina netura

Para decorar:

120 gr. de galletas Filipinos blancos y negros
100 gr. de chocolate blanco para postres




PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será preparar la base. Yo utilizo el molde desmontable de Lekue de 23 cm. que es fantástico para este tipo de tartas. 
  • Trituramos las galletas Digestive hasta convertirlas en polvo.
  • Fundimos la mantequilla en el microondas, a intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme. Mezclamos muy bien ambos ingredientes y repartimos por todo el fondo del molde presionando para que la mezcla nos quede bien compacta  e igualada. Llevamos el molde a la nevera mientras seguimos con la preparación. 



  • Ponemos  las hojas de gelatina a hidratar en agua fría durante 6 o 7 minutos. Sacamos del agua, escurrimos  y dejamos secar sobre un papel de cocina. 
  • Ponemos las claras en el bol de la batidora de varillas, añadimos un par de gotas de zumo de limón y batimos, cuando estén casi montadas añadimos el azúcar poco a poco y continuamos batiendo hasta que estén completamente montadas y formen picos duros. Reservamos. 
  • Troceamos los Filipinos dejando los trozos un poco gruesos. 
  • Derretimos el chocolate en el microondas en intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme; removiendo cada vez, hasta que esté completamente fundido. Reservamos. 


  • Ponemos la mitad del queso en un cazo a fuego medio y calentamos removiendo con una cuchara, hasta que tenga una consistencia más liquida. Retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina escurridas; removemos bien hasta que se disuelvan por completo. 


  • Incorporamos el resto del queso y el chocolate, removemos hasta que todo esté bien mezclado. 
  • Agregamos ésta mezcla a las claras montadas y mezclamos, con la ayuda de una espátula con movimientos envolventes, para evitar que nos baje, hasta que todo esté perfectamente integrado. 


  • Añadimos los Filipinos troceados, volvemos a mezclar suavemente y vertemos la mezcla en el molde, repartiendo bien y alisando la superficie con una espátula. 


  • Tapamos con un film transparente y llevamos a la nevera un mínimo de 4 o 5 horas, o mejor de un día para otro. 
  • Troceamos unos pocos Filipinos. Reservamos. 
  • Derretimos el chocolate blanco en el microondas a intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme. Lo ponemos en una manga pastelera o en un Decopen. 

  • Ponemos un pegotito de chocolate en cada Filipino y los vamos colocando en los laterales de la tarta alternando los colores. 



  • En un lado de la tarta esparcimos los Filipinos troceados y en el resto hacemos un enrejado con el chocolate blanco. 



domingo, 13 de mayo de 2018

EMPANADA DE LANGOSTINOS Y MEJILLONES


Después de un mes sin publicar nada por motivos totalmente ajenos a mi voluntad, vuelvo con una estupenda empanada. Me pasa con las empanadas igual que con los bizcochos, me encantan, y cuando veo una masa con algún ingrediente que antes no he utilizado, a mi carpeta de pendientes va derecha, a la espera de poder realizarla. Eso ha pasado con la masa de esta estupenda empanada, la tenía desde hace ya algún tiempo pendiente, y la verdad es que nos ha gustado mucho, nunca antes había utilizado la manteca y puedo asegurar que ésta masa la repetiré más veces, nos ha encantado. Los rellenos, como siempre podemos adaptarlos a nuestros gustos, a lo que tengamos en ése momento por la nevera, o con ingredientes más especiales si la empanada la vamos a servir como aperitivo o entrante en alguna celebración. En ésta ocasión la he rellenado de langostinos, mejillones y huevo. 




EMPANADA DE LANGOSTINOS Y MEJILLONES


INGREDIENTES:
Para la masa:
450 gr. de harina
50 gr. de agua templada
50 gr. de vino blanco
50 gr. de aceite de oliva, virgen extra
90 gr. de manteca de cerdo
1 cucharadita de sal
25 gr. de levadura fresca
1 huevo

Relleno:
1 cebolla mediana
Medio pimiento rojo
Tomate frito
Langostinos crudos
Mejillones cocidos (congelados o frescos)
1 huevo cocido
1 huevo para pintar la masa

PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será preparar la masa, y así mientras la dejamos levar podemos preparar el relleno. 
  • A mi me gusta amasar primero en el robot de cocina y luego pasar la masa a la encimera y seguir amasando a mano, aunque podemos hacerlo perfectamente a mano desde el primer momento, eso si hay que amasar mínimo 12 o 15 minutos, el resultado merece la pena. Ponemos la harina en el bol del robot amasador, hacemos un volcán en el centro y vamos colocando el resto de ingredientes: el agua templada, no más de 37º para no matar la levadura, el aceite de oliva, la sal, el huevo, la manteca, el vino y la levadura desmenuzada. Ponemos el gancho amasador y tenemos amasando en velocidad baja durante 10 minutos. 




  • Sacamos la masa del bol y seguimos amasando a mano en la encimera unos minutos más, hasta conseguir una masa manejable, suave y lisa. 

  • Formamos una bola y la pasamos a un bol, untamos ligeramente la superficie con un poco de aceite de oliva, para evitar que se forme costra, la tapamos y dejamos reposar en un lugar cálido durante una hora. 



    • Mientras la masa reposa, vamos a preparar el relleno. Pelamos los langostinos y reservamos. Las cabezas y las cáscaras las podemos utilizar para preparar un caldo de gambas para una sopa o paella. Si los mejillones son frescos, los abrimos al vapor y sacamos de las conchas, también podemos reservar el caldo de cocción para otra preparación. Yo en éste caso he utilizado mejillones cocidos congelados. 
    • Picamos la cebolla muy menuda, la sofreímos a fuego medio, cuando haya cogido color, añadimos el pimiento también muy picadito y seguimos sofriendo. Cuando las verduras estén blanditas añadimos el tomate frito, aquí la cantidad va en gustos y depende del tamaño de la empanada, yo he utilizado unos 250 gr. aproximadamente de tomate frito casero. Dejamos el conjunto en el fuego unos cinco minutos. 
    • Apartamos la sartén del fuego y ponemos los langostinos y mejillones, salados ligeramente, removemos para que se mezcle todo bien y dejamos enfriar. 



    • Cuando la masa haya doblado su volumen inicial, sacamos la masa del bol y amasamos ligeramente en la encimera para desgasificarla un poco.
    • Volvemos a formar una bola y la dividimos en dos partes, una ligeramente más grande que la otra. 
    • Cogemos la parte de masa más pequeña y la estiramos con la ayuda de un rodillo encima de un papel de hornear hasta dejarla fina, colocamos la masa encima de la bandeja de horno o del molde que hayamos elegido, con el papel de hornear. 


    • Extendemos el relleno, teniendo cuidado de no llegar a los bordes para que luego no se nos salga. Encima del relleno ponemos el huevo cocido cortado en rodajas.
    • Sobre otro papel de hornear colocamos la otra bola de masa y la estiramos igual de fina que la anterior, cuando la tengamos estirada con la ayuda del rodillo la colocamos encima del relleno, cortamos los bordes que sobresalgan y estén más irregulares los juntamos y hacemos una bola para estirarla y hacer los adornos después. 
    • Sellamos los bordes de la empanada y hacemos el cordón para cerrarla, doblando el borde hacia dentro y haciendo un pellizco a la masa.



    • Pintamos con huevo batido la superficie de la empanada. 
    • Estiramos los restos de masa que hemos recortado, y hacemos los adornos como más nos gusten. Yo en este caso he hecho hojas. 



    • Colocamos los adornos encima de la empanada, los pintamos también con huevo batido y hacemos un agujero en el centro de la empanada para que pueda escapar el vapor que se forma en el interior de la masa. 


    • Precalentamos el horno a 180 o 190º, y horneamos la empanada unos 45 minutos o hasta que esté dorada, ya que como digo siempre esto dependerá de la potencia de cada horno. 






    miércoles, 4 de abril de 2018

    BOQUERONES EN SALAZÓN


    Que forma más estupenda de preparar los boquerones. Una tapa fantástica, sencilla donde las haya, únicamente utilizando un buen producto, tanto del pescado como del aceite, obtendremos un resultado espectacular. Solo hay que tener un poco de paciencia mientras se salan los boquerones, y después si en casa son amantes de las anchoas, ten por seguro que te harán la ola. 



    BOQUERONES EN SALAZÓN

    INGREDIENTES:

    Boquerones, de tamaño grande
    Sal gruesa
    Aceite de oliva virgen extra

    PREPARACIÓN:

    • Lo primero que haremos será limpiar los boquerones, quitandoles la cabeza y las tripas. Aquí hay distintas versiones, hay quien los prepara enteros sin limpiar e incluso ya limpios, desespinados y en filetes, aunque en éste último caso, el tiempo de salazón es menor, y quedan más bien marinados. Yo los hago quitandoles cabeza y tripa y me quedan muy bien. En cualquier caso, después de limpiarlos hay que congelarlos mínimo 48 horas para evitar el anisakis dichoso. 
    • Una vez descongelados los boquerones, los lavamos, escurrimos y secamos con papel de cocina. 
    • Forramos un recipiente hondo con papel film, que sobresalga bien por los bordes. Ponemos una capa de sal en el fondo. 



    • Encima de la sal colocamos la primera capa de boquerones sin que  se amontonen, que estén bien colocados. 
    • Cubrimos con más sal y boquerones en capas sucesivas hasta terminar con una capa de sal más gruesa que las anteriores. 



    • Cubrimos con el film que sobresale por los lados y colocamos peso encima. 
    • Llevamos el recipiente a la nevera y mantenemos durante 7, 8  o 10 días, según nos gusten de curados y salados. 
    • Vamos mirando diariamente por si sueltan líquido ir quitándolo. 


    • Pasados los días, sacamos los boquerones de la sal, los lavamos  bajo el grifo, separamos en filetes quitandoles las espinas y los ponemos en un bol con agua fría un rato para quitarles el exceso de sal. 


    • Sacamos los boquerones del agua, y los secamos muy bien con papel de cocina. 




    • Vamos colocando los boquerones en un recipiente, a ser posible de cristal,  y los cubrimos con aceite de oliva. 


    • Los dejamos macerando en aceite unas horas y listos para servirlos. Acompañados de un buen tomate y pan, una cena de diez.