miércoles, 6 de febrero de 2019

BIZCOCHO DE CACAO Y CAFÉ



Ya hace un mes que dejamos atrás los excesos navideños tanto en dulce como en salado, en mi caso más dulce que salado jajaja.., y ya tenía el gusanillo de preparar algo dulce; y como en mi carpeta de pendientes siempre tengo recursos, pues he optado por este estupendo bizcocho, que mezcla dos ingredientes que a mi me gustan mucho, como son el café y el chocolate. La receta es del blog de "Tapitas y postres", aunque yo le he dado mi toque personal, poniéndole unas nueces en la cobertura que le van de maravilla. Vamos a darnos un homenaje, con éste estupendo bizcocho que hará las delicias de todos tanto en los desayunos como en las meriendas. 



BIZCOCHO DE CACAO Y CAFÉ


INGREDIENTES:

3 huevos
200 gr. de azúcar
110 gr. de leche
130 gr. de mantequilla, a temperatura ambiente
2 cucharadas de café soluble
2 cucharadas de cacao puro en polvo
1 cucharadita de vainilla
230 gr. de harina
1 sobre de levadura

Para el ganache:

150 ml de nata para montar
150 gr. de chocolate negro
1 cucharadita de mantequilla
1 cucharadita de café soluble
Nueces (opcional)

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno a 180º.
  • Ponemos los huevos, la mantequilla y el azúcar en un bol y con las varillas eléctricas batimos hasta que todo esté bien integrado. Añadimos la leche. 



  • Agregamos el café, el cacao y la vainilla y volvemos a mezclar hasta que todo esté bien integrado. 



  • Tamizamos la harina con la levadura, la añadimos al bol y mezclamos con una espátula con movimientos suaves y envolventes. 


  • Engrasamos un molde de plum cake con mantequilla y espolvoreamos con harina, dándole la vuelta para quitar el exceso. 
  • Vertemos la mezcla preparada y damos unos golpecitos suaves contra la encimera, para nivelarlo y quitar posibles burbujas de aire. 
  • Horneamos durante 30 o 35 minutos, hasta que al pinchar con un palillo en el centro veamos que sale limpio y seco; si sale húmedo dejamos un par de minutos más. 


  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 
  • Mientras el bizcocho enfría vamos a preparar la cobertura. En un cazo ponemos la nata, la mantequilla, el café y el chocolate troceado, calentamos a fuego muy suave hasta que el chocolate esté fundido y todos los ingredientes integrados. 


  • Cuando el bizcocho esté frío lo ponemos sobre una rejilla y debajo un papel de aluminio, para recoger el chocolate que caiga. 
  • Bañamos el bizcocho con la cobertura por todos los lados y adornamos con unas nueces por encima, o cualquier otra cosa , pistachos molidos, azúcar de colores, almendra en granillo, etc..



  • Dejamos que escurra el exceso de chocolate, pasamos a la fuente de presentación, y ya tenemos listo nuestro bizcocho. 





domingo, 27 de enero de 2019

PERCA EN ADOBO



El protagonista de la receta de hoy es un pescado que no goza de muy buena fama. Es un pescado insípido que cocinado a la plancha o en el horno no sabe a nada, solo funciona bien empanado,  pero si lo adobamos podemos sacarle perfectamente partido. No suelo comprarlo mucho, muy de tarde en tarde, eso sí, cocinado así en casa lo comen estupendamente, por el tema de las espinas, ya que con otros pescados si que tenemos este problema. Así que acompañado de un revuelto de champiñones y espárragos, una cena de lujo.







PERCA EN ADOBO


INGREDIENTES:

1 filete de perca de unos 400 gr. aproximadamente
200 ml. de agua
100 ml. de vinagre de vino blanco
Media cucharadita de pimentón dulce
Un puñadito de sal gruesa
Una cucharada de orégano seco
Una puntita de comino molido
3 dientes de ajo
2 hojas de laurel
1 huevo
Pan rallado
Aceite de oliva, virgen extra

PREPARACIÓN:


  • Cortamos el filete de perca en tres trozos, si lo queremos poner como plato al centro lo cortamos en tacos; los colocamos en un recipiente hondo, salamos por ambos lados con sal gruesa. 
  • Encima ponemos los ajos con su piel, previamente golpeados, las hojas de laurel partidas en dos, el pimentón, el comino y el orégano. 



  • Incorporamos el vinagre y el agua, de forma que todo el pescado quede cubierto, añadimos un poquito más de sal gruesa; tapamos y dejamos reposar en la nevera un mínimo de 8 horas, e incluso de un día para otro. El adobo es muy suave y no quedará fuerte para nada. 




  • Pasado el tiempo de reposo sacamos los trozos de pescado del adobo y los escurrimos bien, primero sobre un escurridor y luego sobre papel absorbente de cocina. 
  • Batimos el huevo y ponemos a calentar el aceite en una sarten en cantidad suficiente para que el pescado quede bien cubierto.
  • Pasamos los trozos de pescado por huevo y pan rallado. 




  • Cuando el aceite esté bien caliente freímos los trozos de pescado, primero por un lado y luego por el otro, hasta que estén bien doraditos, crujientes por fuera y jugosos por dentro. 
  • Sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente de cocina, para eliminar el exceso de grasa. 


  • Servimos bien calientes con el acompañamiento que más nos guste, yo en éste caso con unos champiñones y espárragos con huevo. 



jueves, 24 de enero de 2019

HUEVOS A LA FLAMENCA


Como me gustan éste tipo de platos tan completos, que podemos tomar como plato único, ya que acompañados de un buen pan, se convierten en la comida perfecta. Recuerdo que mi madre me los preparaba desde pequeña, cuando ese día había en casa alguna comida que no me gustaba mucho, aunque eso si, en aquella época sin guisantes, jajaja... Cuantas cosas nos perderemos de pequeños porque decimos que no nos gusta, y luego cuando crecemos vemos lo equivocados que estábamos; eso me pasó a mi con las verduras sobretodo, ahora me gustan casi todas. Pues lo dicho, un  plato fácil, económico y rico, se puede pedir más?



HUEVOS A LA FLAMENCA


INGREDIENTES:

2 huevos
1 patata grande
100 gr. de guisantes, frescos o congelados
Medio pimiento rojo
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 tarrina de taquitos de jamón serrano
1 tarrina de taquitos de chorizo
Salsa de tomate, a ser posible casera
Sal
Aceite de oliva, virgen extra


PREPARACIÓN:

  • Ponemos a cocer los guisantes en un cazo con agua y un poco de sal, si son frescos con cinco minutos será suficiente, si son congelados los tendremos unos siete minutos aproximadamente, que no se pasen. Sacamos, escurrimos en un colador y reservamos. 
  • Pelamos y cortamos la patata en cuadritos y la freímos con un buen chorreón de aceite de oliva. Cuando estén doraditas, las sacamos a un plato con un papel absorvente de cocina,  para eliminar el exceso de grasa. Reservamos. 
  • En una sarten con un poquito de aceite freímos los taquitos de chorizo, los tenemos un par de minutos, echamos el jamón, damos un par de vueltas; apartamos y reservamos. 



  • En el mismo aceite donde hemos frito el chorizo, agregamos un pelín de aceite, incorporamos el ajo y la cebolla cortados menuditos y rehogamos bien, a fuego medio, para evitar que se nos queme. 
  • Cortamos el pimiento en cuadritos, y cuando la cebolla haya cogido un color dorado, lo incorporamos y sofreímos también. 



  • Añadimos el chorizo y el jamón frito y los guisantes, removemos e incorporamos la salsa de tomate, aquí no especifico cantidad ya que es al gusto, podemos poner más o menos según nuestras preferencias, eso si tampoco hay que pasarse. Mezclamos todo bien. 



  • Repartimos la mezcla en dos cazuelas de barro, agregamos las patatas fritas y cascamos un huevo en el centro de cada cazuela, echamos un poquito de sal encima del huevo. 


  • Ponemos las cazuelas encima de la bandeja del horno y horneamos a 180º durante diez minutos, aproximadamente. Nos debe quedar la clara cuajada y la yema blandita. . 


jueves, 17 de enero de 2019

PATATAS HASSELBACK


La receta de hoy tiene su origen en Suecia, son unas patatas horneadas que tienen la particularidad en los cortes que se les practican antes de ponerlas en el horno; luego ya se ha ido incorporando distintas versiones, más o menos especiadas, según el gusto, con algún relleno entre los cortes, con mantequilla, etc... Lo que si es cierto, es que son una fantástica guarnición tanto para carnes como para pescados.  En casa son las patatas preferidas de todos. 




PATATAS HASSELBACK


INGREDIENTES:

6 patatas medianas, 
Aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajo
Una cucharadita de orégano
Una cucharadita de perejil seco
Un cuarto de cucharadita de pimienta blanca molida
2 clavos de olor
Sal
Pimentón picante (opcional)

PREPARACIÓN:

  • Debemos utilizar una buena variedad de patatas, a mi me gustan mucho las de mercadona, y si no cualquier patata nueva va a quedar genial. Lo primero que haremos será lavar muy bien las patatas, ya que las vamos a utilizar con piel. 
  • Precalentamos el horno a 200-220º.
  • Las secamos y las atravesamos con una brocheta por la parte de abajo, de ésta forma la brocheta hará de tope y haremos los cortes de manera fácil y sin romper la patata. Con un cuchillo bien afilado  vamos cortando rodajas finas de un extremo a otro de la patata, quitamos la brocheta y repetimos el proceso con cada patata. 
  • Forramos una bandeja de horno con papel de aluminio, engrasamos ligeramente con aceite de oliva y vamos colocando las patatas, las abrimos con cuidado y les ponemos un poco de sal. Horneamos unos 45 minutos. 



  • Mientras las patatas se hornean vamos a preparar el majado, para ello ponemos en el mortero dos dientes de ajo y un poco de sal, picamos muy bien los ajos y le añadimos la cucharadita de orégano, de perejil, la pimienta y los dos clavos volvemos a picar muy bien. Añadimos un buen chorreón de aceite de oliva y reservamos. 



  • A los 45 minutos sacamos las patatas del horno, las regamos con el majado procurando que penetre bien entre los cortes. Volvemos a poner las patatas en el horno y las dejamos hasta que estén bien doraditas. 



  • Las pasamos a una fuente de servir y las espolvoreamos con un poco de pimentón picante. Esto es opcional, o también podemos utilizar pimentón dulce. 


martes, 15 de enero de 2019

CALLOS A LA MADRILEÑA



La primera entrada del año, es un plato tan contundente y tradicional  como estos fantásticos callos a la madrileña, ya que son platos que se prestan para éstos días tan fríos. La casquería no tiene termino medio, o te encanta o la odias. En mi caso pertenezco al primer grupo, y los callos sobretodo, me gustan mucho. Hoy en día tenemos la suerte de encontrar en el mercado los callos de  ternera perfectamente limpios y eso nos facilita muchísimo el trabajo y hace que esta receta sea muy fácil de preparar. Ésta es la receta que preparo desde siempre,  particularmente me gusta ponerles manos y morro de cerdo, para que no resulten tan fuertes.  Vamos a ello. 




CALLOS A LA MADRILEÑA

INGREDIENTES:

1 kilo y medio de callos de ternera, limpios
Media careta de cerdo, cortada a trocitos
2 manos de cerdo
1 punta de jamón serrano
2 chorizos (yo 1 chorizo y 1 gueña, embutido típico de mi pueblo)
1 cabeza de ajos 
1 cebolla
1 guindilla
1 cucharada de pimentón (yo mitad dulce, mitad picante)
Harina
Pimienta blanca molida
Una hoja de laurel
Un puñado de perejil picado
Sal
Acceite de oliva, virgen extra

PREPARACIÓN:

  • Aunque los callos ya vienen muy limpios y blancos, los pasamos por debajo del grifo del agua, escurrimos y colocamos en la olla exprés. 
  • Encima de los callos vamos poniendo el resto de los ingredientes: la careta de cerdo, las manos de cerdo cortadas en 4 trozos cada una, el jamón, los chorizos, la cabeza de ajos, la guindilla, el perejil, el laurel, sal y pimienta. Cerramos la olla y cuando la válvula suba la mantenemos durante una hora y veinte minutos. 



  • Mientras vamos a preparar el sofrito. Cortamos la cebolla en cuadritos muy pequeños y sofreímos con un par de cucharadas de aceite, a fuego medio bajo, para evitar que se nos queme, hasta que esté bien pochadita. 
  • Añadimos una cucharada sopera colmada de harina y sofreímos, cuando esté tostada incorporamos el pimentón, yo he utilizado media cucharada del dulce y media del picaqnte, removemos para evitar que se nos queme, apartamos del fuego y reservamos. 



  • Cuando haya pasado el tiempo y podamos abrir la olla, retiramos las manos de cerdo, los chorizos, el jamón y la cabeza de ajos. Deshuesamos las manos de cerdo, cortamos los chorizos en rodajas y el jamón en trocitos y volvemos a incorporar todo a la olla. 
  • Añadimos el sofrito preparado, removemos para que todo se integre bien y dejamos cocer 15 minutos más. 




  • Servimos bien calientes a ser posible en una cazuela de barro y acompañados de una buena barra de pan y si es con un buen vino, ya ni te cuento. 


domingo, 30 de diciembre de 2018

TARTALETAS DE MORCILLA



En éstos días nuestras mesas se llenan de mariscos, pescados y carnes que habitualmente no comemos, bien por precio o porque no los encontramos tan fácilmente en el mercado. Pero no a todo el mundo le gustan los mariscos, aunque nos parezca mentira, la primera a mi que me encantan, jajaja... por eso este aperitivo que traigo hoy es una opción muy vistosa con ingredientes muy sencillos, eso si para quien les gusta la morcilla. 


TARTALETAS DE MORCILLA

INGREDIENTES:
(para unas 9 tartaletas)

4 morcillas de cebolla
9 obleas de empanadillas, de las pequeñas
9 huevos de codorniz
Un buen puñado de piñones
Sal

PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será tostar los piñones, para ello los ponemos en una sarten sin nada de aceite, a fuego medio, les vamos dando vueltas sin parar, para que no se nos quemen; cuando estén doraditos, los sacamos y reservamos. 
  • Le quitamos la piel a las morcillas y las echamos en la sarten, que esté bien caliente pero sin nada de aceite, la grasa de las propias morcillas es suficiente. Las tenemos un ratito, hasta que se hagan, pero sin pasarlas demasiado, ya que luego van a ir al horno y si no se resecarían. 
  • Cuando las morcillas estén hechas las sacamos de la sarten y las mezclamos con los piñones. Reservamos. 



  • Engrasamos un molde de magdalenas, colocamos las obleas y las horneamos a 180º durante 3 o 4 minutos, solo hasta que empiecen a cambiar de color. 
  • Las sacamos del horno y cuando se enfríen las rellenamos con las morcillas, cascamos un huevo encima, salamos el huevo ligeramente y volvemos a meter en el horno a 180º grados a media altura hasta que la clara de huevo esté cuajada. Sacamos del horno y con mucho cuidado las vamos colocando en la fuente de servir.



sábado, 22 de diciembre de 2018

NARANJAS CONFITADAS



Todos los años me gusta preparar el Roscon de Reyes en casa y siempre compro la fruta confitada para decorarlo. Pero éste año vi la receta de un turrón de chocolate con naranja confitada, que os enseñaré en la siguiente entrada, que me entró por los ojos y me dije que tenía que hacerlo. En dicha receta venía cómo preparar la naranja confitada, porque como bien dice Rosa Ardá, que es de quien copié la receta del turrón, es difícil encontrar unas buenas naranjas confitadas artesanas, y no tienen nada que ver con lo que solemos encontrar en las bandejitas  de las grandes superficies. Me puse a mirar en estos mundos de internet y he ido cogiendo ideas de aquí y de allí y me han salido unas estupendas naranjas confitadas que he utilizado para hacer el turrón y las otras las tengo guardadas en la nevera para cuando prepare el Roscón de Reyes. 




NARANJAS CONFITADAS

INGREDIENTES:

2 naranjas de buen tamaño, pero sin ser esas enormes 
200 gr. de azúcar
300 gr. de agua
20 gr. de sal

PREPARACIÓN:

  • Lavamos bien las naranjas con agua caliente utilizando un cepillito para quitar todos los residuos de productos químicos que puedan tener. Secamos y las vamos cortando en rodajas finas. Reservamos.
  • Lo primero que vamos a hacer es escaldar las naranjas para evitar que luego puedan amargar, que es lo más probable si no hacemos éste paso primero.  Para ello ponemos una tartera al fuego con agua suficiente para cubrir bien las rodajas de naranja echamos 10 gr. de sal ponemos al fuego y cuando el agua esté caliente vamos introduciendo las naranjas y las tenemos cociendo a fuego medio-bajo durante 10 minutos. 
  • Pasado éste tiempo vamos sacando las naranjas en tandas a un colador y las pasamos por el grifo del agua fría, pero con mucho cuidado y el grifo con poco caudal para evitar que se nos rompan. 



  • Repetimos este proceso otra vez, para asegurarnos que nuestras naranjas no van a amargar nada. Las reservamos encima de una tabla, y eliminamos el agua de la cocción. 
  • Ponemos en la tartera el azúcar y los 300 gr. de agua, llevamos al fuego y cuando comience a hervir vamos introduciendo las rodajas de naranja, con mucho cuidado. Bajamos el fuego y las tendremos cociendo unos 50 minutos, hasta que se haya formado un almíbar espeso y estén tiernas. Los primeros 15 minutos es mejor tapar la olla, después retiramos la tapa y dejamos que el almíbar vaya espesando y evaporando. 
  • Son muy frágiles, así que que no hay que darles vuelta, solo mover la olla de vez en cuando para que no se peguen. 




  • Una vez las naranjas estén tiernas y el almíbar se haya evaporado vamos colocando las rodajas de naranja en la bandeja del horno encima de un papel vegetal y las horneamos a 150º durante 20 minutos, para que se sequen. 
  • Las dejamos enfriar bien y ya las podemos utilizar a conveniencia o guardarlas para después. Congelan perfectamente.