miércoles, 1 de agosto de 2018

CANELONES DE CALABACÍN



Aquí en mi pueblo estamos en plena temporada de calabacín , y que diferencia más grande con los que consumimos el ressto del año. Eso de que te traigan el calabacín recién cogido del huerto, no tiene precio. Por eso quiero comenzar éste mes de agosto con una receta que seguro va a sorprender a más de uno. Cuando hablamos de canelones muy poca gente puede imaginar  que sean de verduras; por eso cuando vi ésta receta, en el blog de Ana Sevilla, sabía que me iban a gustar, y así ha sido. El relleno es perfecto, el calabacín y la cebolla van de la mano en multitud de recetas, y si le unimos la cremosidad que le aporta el queso crema y unas lonchas de jamón de York y queso, para añadirles más sabor, pues el resultado no puede fallar. Vamos con la receta.


CANELONES DE CALABACÍN


INGREDIENTES:

2 calabacines
4 lonchas de jamón cocido
4 lonchas de queso al gusto, yo manchego semicurado
100 gr. de cebolla
2 diente de ajo
150 gr.  de queso de untar
Queso rallado
Sal y pimienta

Para la bechamel:

25 gr. de mantequilla
30 gr. de harina
350 gr. de leche
Nuez moscada
Sal y pimienta blanca molida


PREPARACIÓN:

  • Hacemos láminas finas a lo largo con unos 300 gr. de calabacín, si se tiene mandolina mucho mejor, si no con un cuchillo bien afilado, el resto del calabacín lo cortamos en trocitos. Reservamos. 
  • Picamos la cebolla y los ajos pequeñitos y los dejamos pochar hasta que estén transparentes. 
  • Añadimos el calabacín en trocitos y dejamos hacer unos 8 minutos, destapado para que evapore el agua, hasta que todo esté bien pochado. 



  • Agregamos el queso de untar, un poco de sal y pimienta molida y mezclamos bien hasta que nos quede como una crema. Reservamos. 
  • Ponemos 3 láminas de calabacín superpuestas, una encima de otra, colocamos una buena cantidad de la crema en un extremo del canelón. 



  • Encima del relleno colocamos media loncha de jamón y media de queso. Vamos enrollando cuidadosamente y pasando los canelones a una fuente apta para horno, engrasada. 



  • Ahora hacemos la bechamel: calentamos una cucharada sopera de aceite de oliva y la mantequilla, añadimos la harina y sofreímos para que no tenga sabor a crudo. Vamos añadiendo la leche poco a poco, sin parar de remover, y dejamos cocer unos minutos hasta que espese, pero no mucho, solo lo suficiente para napar los canelones. Salpimentamos y rallamos un poco de nuez moscada, cubrimos inmediatamente los canelones. 
  • Ponemos el queso rallado por encima. 
  • Precalentamos el horno la 200º y los tenemos unos 20 minutos, hasta que el queso se funda y coja color. 


  • Dejamos reposar unos minutos y servimos calientes. 




lunes, 9 de julio de 2018

ZARZUELA DE PESCADO Y MARISCO



El plato de hoy es un plato de los de toda la vida, un verdadero manjar para los que somos amantes del pescado y el marisco. Muy versátil, ya que podemos utilizar el pescado y marisco que más nos guste o el que mejor se adapte a nuestro presupuesto. Yo hoy no he podido utilizar almejas o mejillones, ya que no tenían en la pescadería donde habitualmente compro el pescado, y no tenía tiempo de ir a buscarlos, pero siempre que puedo se los pongo, me gustan mucho y le dan un toque fantástico. 



ZARZUELA DE PESCADO Y MARISCO


INGREDIENTES:

4 rodajas de merluza
4 rodajas de salmón
1 rodaja gruesa de emperador
Cigalitas pequeñas
Gambón, a mi me gusta el de Pescanova
Gamba pelada
Calamares
Almejas y mejillones
50 ml. de coñac
Harina
2 cucharadas de tomate frito
Media cucharadita de ñora molida
2 vasos y medio de caldo de pescado, a ser posible casero
1 vaso de caldo de gambas, si no se tiene se puede sustituir por más caldo de pescado, pero le da un sabor exquisito.
Pimienta blanca molida
Tomillo

Para el majado:

2 dientes de ajo
10 almendras crudas
1 rebanada de pan
Unas hebras de azafrán

PREPARACIÓN:
  •      Si utilizamos mejillones, los limpiamos y los abrimos al vapor. Colamos el caldo y lo reservamos. Quitamos una de las conchas a los mejillones y reservamos también.
  •     Ponemos un fondo de aceite en una sartén y pasamos las cigalas y los gambones por ella, ligeramente sazonados,  vuelta y vuelta. Reservamos. 



  •         Enharinamos ligeramente los trozos de merluza y salmón y los marcamos a fuego fuerte para sellarlos y que nos queden jugosos. Reservamos.



  •       Ahora vamos a preparar el majado, para ello freímos los dientes de ajo enteros, las almendras y la rebanada de pan; cuando cojan color los sacamos, los ponemos en el mortero junto con un puñado de perejil y trituramos bien y agregamos las hebras de azafrán. Añadimos medio vaso de caldo de pescado, removemos y trituramos con la batidora, si queremos que nos quede más fino, aunque no es necesario.  Reservamos



  •    Vamos a preparar el sofrito en la misma sarten donde antes hemos marcado el pescado y el marisco; añadimos un poco más de aceite si es necesario, ponemos a pochar la cebolla y el ajo bien picaditos. Cuando la cebolla hay cogido un poco de color añadimos los calamares cortados en rodajas y los sofreímos unos minutos.


  •     Incorporamos el coñac y dejamos un par de minutos que evapore el alcohol. Añadimos las dos cucharadas de tomate frito y la ñora molida, damos un par de vueltas y agregamos los dos vasos de caldo de pescado (o uno de pescado y otro de los mejillones si hemos utilizado) y el vaso de caldo de gambas, ponemos un pelín de pimienta blanca molida y de tomillo y ponemos a cocer a fuego fuerte durante cinco minutos.


  •      Colocamos el pescado y el marisco ordenadamente en una cazuela amplia donde quepa sin amontonarse, yo utilizo una paellera grande. Vertemos el sofrito de las anillas de calamar, meneamos suavemente la cazuela para que se asienten todos los ingredientes; y dejamos cocer a fuego bajo cinco minutos. Si utilizamos almejas ahora es el momento de añadirlas, previamente puestas en agua con sal un buen rato, para quitarles la arena que puedieran tener. Si hemos utilizado mejillones, los ponemos también. 
  • Cortamos la rodaja de emperador en tacos, los salamos ligeramente, junto con las gambas peladas y los añadimos a la cazuela junto con el majado y dejamos cocer otros cinco minutos más removiendo la cazuela ligeramente para que ligue bien la salsa. 
 


  •        Apartamos y servimos inmediatamente. 






domingo, 1 de julio de 2018

TARTA DE PIÑA COLADA



Comenzamos el mes de julio con el verano completamente instalado entre nosotros; y qué mejor forma de comenzar las entradas de éste mes que con una tarta tan fresquita, vistosa y sobretodo deliciosa, como es esta tarta de piña colada. El nombre lo dice todo, cuando oímos el termino de piña colada, inmediatamente nos evoca a verano, fiesta, cócteles, playa, etc... Hace un mes fue mi cumpleaños y éste año tenía en mente hacer esta tarta, debo decir que fue todo un éxito y quede gratamente sorprendida, ya que en la fiesta había varias personas que son muy golosas y les gusta mucho el dulce, y ésta tarta no es precisamente muy dulce y no quedaron ni las migajas, todos coincidían en que parecía que estabas tomando un cóctel en vez de una tarta.  



TARTA DE PIÑA COLADA

INGREDIENTES:

Base:
250 gr. de galletas (María, hojaldradas, digestive, ...), al gusto
120 gr. de mantequilla sin sal
30 gr. de coco en polvo
50 ml. de jugo de piña (del bote de conserva)

Tarta:
250 gr. de queso crema, de untar
350 gr. de piña en su jugo, bien escurrida
100 gr. de azúcar
700 gr. de leche de coco
120 ml. de jugo de piña (del bote de conserva)
Unas gotas de aroma de ron (opcional)
80 gr. de coco rallado
4 huevos
4 sobres de cuajada

Para decorar:
1 sobre de gelatina de piña
200 ml. de nata para montar, mínimo 35% materia grasa
Azúcar glass
Guindas en almibar
Trozos de piña escurrida
Coco rallado

PREPARACIÓN:
  • Vamos a preparar la base de nuestra tarta, para ello colocamos el coco rallado en un bol, le echamos el jugo de piña y removemos bien para que se hidrate. 
  • Fundimos la mantequilla en el microondas, a intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme. 
  • Trituramos las galletas hasta convertirlas en polvo. 



  • Vertemos encima de la galleta, la mantequilla fundida y el coco hidratado, removemos bien hasta integrarlo todo. 
  • Colocamos esta mezcla en el fondo de un molde desmontable, como sabéis para mi el mejor molde para este tipo de tartas es el de Lekue; extendemos uniformemente la mezcla por todo el molde, apretamos un poco para compactarla y metemos en la nevera, mientras seguimos con la preparación. 



  • En un bol amplio, ponemos todos los ingredientes de la tarta y trituramos con la batidora hasta que todo quede bien mezclado. Lo pasamos a una cacerola, llevamos al fuego y calentamos sin parar de remover.
  • Retiramos del fuego antes de que rompa a hervir, pero viendo que la mezcla ha espesado. 
  • Vertemos la mezcla sobre la base de galletas, golpeamos el molde contra la encimera, para quitar posibles burbujas de aire y nos quede bien lisa y compacta. 
  • Dejamos enfriar en la encimera y después metemos en la nevera, mínimo 4 horas, o mejor de un día para otro, para que esté bien cuajada. 



  • Unas horas antes de servir, vamos a preparar la cobertura. Para ello preparamos la gelatina siguiendo las instrucciones del fabricante. En mi caso, ponemos un vaso de agua en un cazo al fuego, cuando rompa a hervir añadimos el sobre de gelatina y removemos hasta que se disuelva completamente, añadimos un vaso de agua fría y mezclamos bien. 
  • Sacamos la tarta de la nevera y vertemos la gelatina encima, con mucho cuidado dejando caer la gelatina sobre una cuchara puesta del revés antes de que caiga sobre la tarta. 
  • Metemos en la nevera y dejamos que cuaje.


  • Cuando la gelatina esté cuajada. Montamos la nata, cuando esté casi montada añadimos azúcar glass al gusto, y la ponemos en una manga pastelera con boquilla rizada.
  • Quitamos el aro del molde; hacemos rosetones de nata  a todo alrededor de la tarta.
  • Ponemos a escurrir sobre papel absorvente, la piña troceada y las guindas partidas por la mitad y las vamos colocando de manera alterna en cada rosetón de nata. 


  • Después hacemos un circulo de coco rallado a todo  alrededor de la tarta, pegado a los rosetones de nata. Dejamos reposar un rato, y lista para servir. 


martes, 26 de junio de 2018

MASA ORLY PARA REBOZADOS CRUJIENTES



Después de mucho tiempo buscando una masa para rebozar, que fuese fina y dejase los alimentos crujientes y nada aceitosos, por fin puedo decir que la he encontrado. No hay nada tan apetecible como un buen trozo de bacalao rebozado, los típicos calamares, unas gambas, o unos bastones de verduras, ya ni te cuento, pero eso si, con un rebozado fino y crujiente por fuera y muy esponjoso por dentro,  como quedan con ésta estupenda masa. Admite muchas variaciones, con agua con gas, con cerveza, podemos darle sabor añadiendo, cúrcuma, curry, en fin, las especias que nos gusten. Ésta es la que yo he probado, y como queda tan estupenda no le he modificado nada. 




MASA ORLY PARA REBOZADOS CRUJIENTES

INGREDIENTES:

100 gr. de harina de trigo
100 ml. de cerveza
1 huevo
2 claras de huevo
2 cucharadas de aceite de girasol
Media cucharadita de sal

PREPARACIÓN:

  • En un bol tamizamos la harina. Hacemos un hueco en el centro, echamos el huevo dentro y la sal. 
  • Con una cuchara de madera rompemos la yema y mezclamos con la harina poco a poco. 




  • Incorporamos poco a poco la cerveza y batimos con unas varillas. 
  • Regamos la masa con las dos cucharadas de aceite, para evitar que se reseque y dejamos reposar por lo menos media hora, aunque si es más mucho mejor. 


  • Una vez que la masa ha reposado lo suficiente, la mezclamos con el aceite. 
  • Montamos las claras a punto de nieve, añadimos un tercio a la masa y vamos mezclando poco a poco con movimientos envolventes. 
  • Incorporamos el resto de las claras en dos veces más, de igual forma, mezclando de abajo a arriba suavemente. 


  • Ya tenemos lista nuestra masa para rebozar. Yo en éste caso  la utilice para rebozar unos trozos de bacalao, unos gambones y unas tiras de pimiento verde. 
  • Eso sí, hay que seguir una serie de indicaciones para que la fritura nos quede perfecta: los alimentos que vayamos a rebozar deben estar bien secos.  Los sumergimos en la masa y los pasamos directamente a la sarten con abundante aceite caliente bien caliente, pero debe estar a una temperatura entre 160 o 170º, sin que llegue a humear. 


  • Freímos por todos lados, hasta que el alimento esté dorado. Sacamos y dejamos escurrir sobre un papel de cocina unos segundos. 
  • Servimos inmediatamente. 





domingo, 10 de junio de 2018

BIZCOCHO DE FANTA DE LIMÓN


Como parece que el buen tiempo se resiste a llegar pues habrá que aplicar el dicho de "a mal tiempo buena cara" y aprovechar estos días más fresquitos para seguir utilizando el horno. Éste bizcocho triunfó en las redes hace ya varios años, pero yo todavía no lo había hecho y la verdad es que nos ha gustado mucho, un bizcocho superesponjoso, de textura húmeda, ideal para desayunos y meriendas. Con éstas cantidades sale un buen bizcocho, si quieres puedes reducirlas a la mitad para hacerlo más pequeño; aunque congela estupendamente envuelto en papel film y así aprovechamos el tiempo del horneado; congelamos en porciones y podemos disfrutar de un estupendo trozo de bizcocho casero en un plis plas.



BIZCOCHO DE FANTA DE LIMÓN


INGREDIENTES:

6 huevos
250 gr. de fanta de limón
360 gr. de azúcar
400 gr. de harina
200 gr. de aceite de oliva suave
La ralladura de un limón
24 gr. de levadura en polvo (sobre y medio)

PREPARACIÓN:

  • Ponemos los huevos y el azúcar en el bol de nuestro robot de cocina y batimos con las varillas eléctricas hasta que la mezcla esté blanca y esponjosa. 
  • Cambiamos las varillas por la paleta mezcladora y sin parar de  batir añadimos el aceite y la fanta hasta que ambos ingredientes estén perfectamente integrados. 



  • Mezclamos la harina con la levadura. 
  • Quitamos el  bol robot de cocina y agregamos la harina y la levadura tamizadas. 


  • Mezclamos con la ayuda de una espátula, mezclando suavemente para evitar que la mezcla nos baje. 
  • Añadimos la ralladura del limón y terminamos de mezclar. Nos debe quedar una masa suave y esponjosa. 


  • Engrasamos un molde desmontable con mantequilla, espolvoreamos de harina y retiramos el exceso, poniéndolo del revés y dándole golpecitos. 
  • Vertemos la mezcla en el molde, damos unos golpecitos contra la encima, para quitar posibles burbujas de aire y metemos en el horno precalentado a 180º durante 50 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 


  • Cuando el bizcocho esté completamente frío espolvoreamos por encima con azúcar glass, y listo para degustarlo.



miércoles, 6 de junio de 2018

ALCACHOFAS A LA CORDOBESA CON CHAMPIÑÓN




Si tuviese que elegir una verdura preferida, sin lugar a dudas elegiría la alcachofa, me encantan, buena prueba de ello es la cantidad de recetas que hay en blog: alcachofas en salsa de langostinosalcachofas con almejas y gambaschips de alcachofa, y tantas otras más. Me gusta muchísimo ponerlas en el arroz, para mi le da un sabor fantástico, en fin que en temporada no faltan en mi cocina. A la receta de hoy, le he dado mi toque personal añadiéndole champiñón y la verdad nos ha gustado mucho. Vamos con la receta.





ALCACHOFAS A LA CORDOBESA CON CHAMPIÑÓN


INGREDIENTES:

8 alcachofas
250 gr. de champiñon
1 cebolla pequeña o media grande
2 dientes de ajo
1 tomate
200 ml. de vino blanco
225 ml. de caldo de jamón
75 gr. de jamón serrano en taquitos
8 gr. de maizena
Unas hebras de azafrán
Hierbabuena
1 limón
Aceite de oliva, virgen extra
Sal

Para el caldo de jamón:
1 punta de jamón serrano
1 zanahoria
1 cebolla
1 tomate

PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será preparar el caldo de jamón, para ello ponemos en una cacerola el trozo de jamón, la zanahoria, la cebolla, el tomate y un poco de sal, con moderación ya que el jamón ya lleva sal. Ponemos a cocer durante 30 minutos más o menos. 
  • Ahora vamos a limpiar las alcachofas, para ello ponemos un bol con agua con el zumo de un limón, les vamos quitando las hojas exteriores hasta dejar los corazones, las partimos por la mitad y las vamos echando en el bol. 
  • Limpiamos los champiñones pasándoles un paño húmedo para quitarles la tierra, los partimos por la mitad. 
  • Colamos el caldo de jamón. Disolvemos la maizena en un poco de agua fría. Reservamos.




  • Pelamos la cebolla y los ajos y los picamos muy menudos. Los rehogamos en un fondo de aceite hasta que la cebolla esté blandita y transparente. 
  • Lavamos el tomate, lo rallamos y echamos al sofrito de cebolla, seguimos sofriendo unos minutos más. 



  •  Regamos con el vino, agregamos las alcachofas y los champiñones y dejamos reducir un par de minutos. 



  • Incorporamos el caldo de jamón y la maizena, unas hebras de azafrán y un poco de hierbabuena. 



  • Proseguimos la cocción durante 20 minutos, hasta que la salsa espese y las alcachofas estén tiernas. 
  • Agregamos los taquitos de jamón, removemos un poco y  dejamos un par de minutos más.


  • Servimos bien calientes, y eso sí, prepara una buena barra de pan, porque la vas a necesitar. 



lunes, 4 de junio de 2018

NIDOS DE PATATA CON BEICON Y HUEVO


El entrante de hoy es una verdadera pasada, no es nada difícil, es muy vistoso y sobretodo hará las delicias de los más jóvenes de la casa, ya que se mezclan dos ingredientes que les gustan mucho, como son el bacon y el queso. A mi particularmente, me encantan éstas patatas, cuando abres la patata y cae la yema líquida, para mi es un verdadero placer comerlas. 


NIDOS DE PATATA CON BEICON Y HUEVO


INGREDIENTES:

4 huevos
4 patatas grandes
100 gr. de beicon
100 gr. de queso al gusto
Perejil picado
Sal
Pimienta

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno a180º. 
  • Lavamos las patatas bajo el chorro del grifo, cepillándolas bien para eliminar los restos de tierra; las secamos con papel de cocina. 
  • Las envolvemos en papel de aluminio, las ponemos en una bandeja de horno y las asamos aproximadamente una hora, hasta que estén tiernas (yo las pincho con una brocheta para comprobarlo).
  • Las sacamos del horno, abrimos los paquetes y esperamos que se enfríen del todo. 



  • Hacemos un corte en la parte superior de la patata y retiramos la pulpa, con cuidado para no romperlas, ayudándonos con un sacabolas, hasta vaciarlas.
  • Eliminamos la corteza y las ternillas del beicon y lo cortamos en trocitos pequeños. 
  • Podemos utilizar el queso que más nos guste, parmesano, manchego, preferiblemente uno que funda bien. Si lo tenemos en un trozo lo rallamos con un rallador. Yo en éste caso utilicé una mezcla de cuatro quesos rallada, que tenía por la nevera.
  • Picamos muy bien la pulpa de la patata y la mezclamos con tres cuartas partes del beicon y la misma cantidad de queso rallado, espolvoreamos con sal y pimienta y removemos bien. 


  • Repartimos ésta mezcla en el hueco de las patatas, sin rellenarlas del todo. 
  • Cascamos un huevo en cada patata, salamos ligeramente. Distribuimos por encima el resto del queso y del beicon y espolvoreamos con el perejil picado. 


  • Horneamos las patatas 15 minutos a 180º, hasta que la clara de los huevos esté cuajada y la yema quede blandita y jugosa. Si te gusta más cuajada, las tienes un par de minutos más.  Aunque así, para mi gusto quedan perfectas. 
  • Retiramos del horno y servimos bien calientes. 



Nota: Con éstas cantidades suele sobrar relleno. No lo tires, en unos días te diré como se puede aprovechar y convertirlo en unas ricas bolas de patata.