APERITIVOS Y ENTRANTES

miércoles, 27 de marzo de 2013

TORTILLA DE ESPINACAS Y BACALAO

Sigo con recetas para éstos días de Semana Santa, en las que interviene el bacalao en su elaboración. La de hoy es un clásico en la cocina de casa. A pesar de ser una receta super sencilla y fácil, no por eso deja de estar buenísima. Una combinación estupenda, la del bacalao con las espinacas. Si te gustan ambos ingredientes, no debes dejar pasar la oportunidad. 





TORTILLA DE ESPINACAS Y BACALAO


INGREDIENTES:

1 manojo de espinacas frescas
250 gr. de bacalao desalado
5 huevos
un chorreón de leche
un pelín de levadura en polvo
Sal
Aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:

Lavamos muy bien las espinacas, quitándoles cualquier resto de tierra que puedan llevar y las ponemos a cocer, sin nada de agua, en la olla expres, durante cinco minutos. Cuando podamos abrir la olla,  las sacamos y escurrimos muy bien, para quitarles toda el agua posible. Reservamos.

Desmenuzamos el bacalao y le quitamos todas las espinas. Reservamos.

En un bol, ponemos los huevos, echamos un chorreón de leche, un poco de levadura en polvo y sal. Batimos con las varillas hasta que todo esté bien mezclado. 




En  una buena sartén antiadherente, ponemos un poco de aceite de oliva, calentamos y echamos las espinacas, rehogamos un par de minutos e incorporamos el bacalao; seguimos cocinando hasta que esté echo, pero sin pasarlo; entonces añadimos los huevos y cuajamos la tortilla a nuestro gusto, a mí me gusta que quede jugosita por dentro. 











martes, 26 de marzo de 2013

BACALAO AL HORNO CON SETAS

Seguimos con platos de cuaresma, en éste caso un plato con un  pescado de plena temporada, bacalao fresco; al estar en temporada podemos encontrarlo a muy buen precio, cosa que en los tiempos que corren se agradece. Además la receta de hoy, es muy fácil de preparar, y muy saludable, ya que el bacalao al ser un pescado blanco tiene bajo contenido graso, y al cocinarlo en el horno con muy poco aceite, lo convertimos en un plato muy sano; pero muy rico. Cocinado de ésta manera da mucho juego en la cocida , si tienes varios familiares a comer en estos días, ya que las patatas y las setas nos sirven de guarnición y  mientras se hornea el bacalao, podemos poner los entrantes o aperitivos. Vamos a ello. 





BACALAO AL HORNO CON SETAS



INGREDIENTES:

Lomos de bacalao fresco
Setas
Patatas
Cebolla 
1 vaso de agua
1 pastilla de caldo de pescado
Aceite de oliva, virgen extra
Perejil seco


PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será cortar las patatas en rodajas de medio centímetro aproximadamente; las freímos a fuego medio hasta que estén a medio hacer, las sacamos, escurrimos y colocamos en la bandeja del horno, formando una cama (1).

Cortamos la cebolla en aros, y la freímos a fuego suave,  en el aceite donde antes habíamos frito las patatas; cuando esté dorada la sacamos, escurrimos el aceite y la colocamos sobre las patatas (2). Ponemos encima los lomos de bacalao, y salpimentamos. 



Cortamos las setas, ponemos un pelín de aceite en la sartén, las salteamos un poco (4) y las colocamos alrededor de los lomos de bacalao.

Ponemos a calentar el vaso de agua, echamos la pastilla de caldo de pescado y dejamos que de un ligero hervor. Con el caldo resultante bañamos los lomos de bacalao y las setas (5). Regamos con un hilo de aceite de oliva, espolvoreamos con abundante perejil seco (6) y horneamos a 190º, durante 15 minutos aproximadamente, hasta que el bacalao cambie de color y se abra en lascas. 






Notas: No pongo las cantidades de los ingredientes, ya que dependerá de los comensales que seamos. 


domingo, 24 de marzo de 2013

TORRIJAS

Ya tenemos aquí la Semana Santa; y uno de los dulces de más tradición en España son las torrijas, por lo cual, hoy domingo de Ramos hemos tomado con el café unas estupendas torrijas. Un dulce humilde, donde los haya, pero que están buenísimas. Antiguamente era un postre de "aprovechamiento", es decir se hacían con pan que había sobrado del día anterior, en la actualidad se hacen con pan especial para tal fin, bien comprado o hecho en casa. En ésta ocasión yo he optado por hacerlas con pan del día anterior, ya que había olvidado comprar el de torrijas, y no tenía tiempo para prepararlo; aun así han salido estupendas, vamos con ellas. 





TORRIJAS


INGREDIENTES:

1 barra de pan para torrijas (o pan del día anterior)
1 rama de canela
la piel de un limón
1 litro de leche
2 cucharadas de azúcar
2 o 3 huevos (según tamaño)
Una pizca de levadura en polvo
Aceite de oliva, para freír.
azúcar y canela en polvo, para espolvorear


PREPARACIÓN:


Ponemos a calentar la leche, con la rama de canela, la piel del limón y las cucharadas de azúcar. Mientras cortamos el pan en rebanadas de un dedo de gruesas, más o menos, y las colocamos en un recipiente hondo.

Cuando la leche rompa a hervir, apartamos del fuego y la dejamos infusionar cinco minutos. Pasado éste tiempo vamos echando la leche encima de las rebanadas de pan poco a poco, para que la vayan absorviendo, hasta terminar con toda la leche (1).  Las dejamos hasta que absorvan toda la leche. Después las sacamos a una fuente, con cuidado de no romperlas, y las dejamos escurrir (2).





Ponemos abundante aceite de oliva, a calentar. 

Batimos los huevos, echamos un pelín de levadura en polvo; vamos pasando las rebanadas de pan por el huevo, y cuando el aceite esté bien caliente, las vamos friendo, hasta que estén doradas por ambos lados (3). Las sacamos y colocamos en un plato con papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite (4).

Mezclamos azúcar con una cucharadita de canela en polvo y rebozamos las torrijas por ambos lados (5).








sábado, 23 de marzo de 2013

TARTA MOUSSE DE NUTELLA Y OREO

Aunque se que estamos en época de dulces de cuaresma, hoy os traigo la tarta que le hice a mi hijo pequeño, la semana pasada, por su cumple. ¡Como pasa el tiempo!, aunque es un tópico, parece que fue ayer cuando nació, y de aquello hace ya 14 hermosos años. A mi se me han pasado volando, ni me he dado cuenta, y mi peque ya es todo un pre-adolescente ¡Dios me pille confesada!. Bueno, como sabéis, le encanta el chocolate, y ésta es la tarta que me pidió. Es una combinación, entre la tarta mousse de chocolate, del blog de menorcana, y otra del foro de mundorecetas. 





TARTA MOUSSE DE NUTELLA Y OREO


INGREDIENTES:

Para la base:

200 gr. de galletas Oreo, sin la crema blanca, sólo la parte negra.
80 gr. de mantequilla

Para la mousse:

400 ml. de nata para montar
2 claras de huevo
200 gr. de nutella
1/2 vaso de leche
3 hojas de gelatina

Para la cobertura:

100 gr. de chocolate fondant
100 ml. de nata para montar
20 gr. de mantequilla

Para adornar:

Virutas de chocolate blanco
Galletas Oreo




PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando la base, para ello forramos la base de un molde desmontable con papel vegetal, colocamos el aro, ajustamos y recortamos el papel sobrante (1).

Ponemos las galletas en el vaso de la mycook y las trituramos en velocidad progresiva 5-7-9, añadimos la mantequilla en trocitos y programamos un minuto velocidad 4 (2). Este paso también podemos hacerlo de forma manual, triturando las galletas con el accesorio picador de la batidora, añadiendo la mantequilla, que previamente habremos fundido en el microondas y mezclando hasta conseguir una pasta arenosa y homogénea. 

Colocamos la mezcla de galletas en el centro del molde (3), repartimos por toda la superficie (4) y con un vasito vamos aplanando las galletas para que queden compactas (5)

Ponemos una tira de acetato alrededor del aro, por la parte interior (6) y la pegamos con un pelín de mantequilla al final de la tira, para que quede bien sujeta. 

Metemos el molde en la nevera.

Comenzamos a preparar la mousseLo primero que haremos será poner a remojar las hojas de gelatina en agua fría. Mientras fundimos, al baño María o en el microondas a media potencia en tandas de 30 segundos, la nutella. Calentamos la leche y deshacemos las hojas de gelatina, que previamente habremos escurrido muy bien (7). Añadimos a la nutella, que ya tendremos fundida (8) y mezclamos bien los ingredientes (9 y 10).





Mientras dejamos que se temple la mezcla; montamos la nata (11) y la mezclamos con movimientos envolventes de abajo a arriba, para que la mezcla no baje (12 y 13).




Ahora montamos las claras de huevo hasta obtener un merengue bien firme (14), y las incorporamos a la preparación anterior con movimientos suaves y envolventes (15 y 16).  Volcamos la mousse sobre la base de galletas, que habíamos reservado (17), y metemos al congelador hasta que cuaje. 


Cuando haya cuajado, un par de horas aproximadamente; preparamos la cobertura; para ello ponemos la nata en un cazo y calentamos hasta que empiece a hervir (1). Retiramos del fuego, y añadimos el chocolate, que previamente habremos troceado (2); vamos mezclando con una espátula hasta que esté totalmente derretido (3 y 4). Añadimos la mantequilla, cortada en trocitos (5) y volvemos a mezclar hasta que todo esté bien integrado (6)





Sacamos el molde del congelador (7) y echamos la cobertura caliente sobre la mousse, dejándola caer en el centro y moviendo el molde, para que se extienda bien por toda la superficie  (8 y 9).
Volvemos a meter la tarta en el congelador hasta que cuaje la cobertura. Mejor si la dejamos de un día para otro.   






Ahora ya sólo nos queda la decoración; sacamos la tarta del congelador, quitamos el aro del molde y la colocamos sobre la bandeja de presentación. Retiramos la tira de acetato suavemente. 
Quitamos la parte blanca de las galletas y las vamos colocando alrededor de la tarta, presionando ligeramente para que queden pegadas. Colocamos un aro de emplatar en el centro de la tarta, rellenamos con las virutas de chocolate blanco; quitamos el aro con cuidado y ya la tenemos lista para servir. 







Notas: El molde que he utilizado es de 22 cm.; si queréis que os salgan las capas más grandes utilizad uno de 18 cm. 

El acetato lo podéis comprar en tiendas de utensilios de repostería y en las papelerías. Puede venir en rollo o en hojas. Si os viene en hoja,  cortáis tiras  del ancho del aro  y las pegáis con celo, hasta obtener el tamaño del molde. La parte del celo, es la que pondríamos pegada al molde, sin tocar el alimento. 

Cuando volquemos la cobertura sobre la mousse, hay que empezar a mover el molde rapidamente para que se extienda bien la capa, ya que si no os pasará como a mí, me entretuve en hacer la foto y no me quedó lo bien que hubiera querido. Tuve que hacerle pequeño "apaño" en un lado. 



miércoles, 20 de marzo de 2013

HOJUELAS

Otra receta típica de Semana Santa; esta vez toca dulce, concretamente "hojuelas manchegas". Imagino que habrá casi tantas recetas como cocineros las hagan, en cada casa se harán  con una medida distinta, pero el resultado igual de fantástico, una crujiente masa frita espolvoreada de azúcar, que al morder se deshace en la boca. Vamos, con la receta. 




HOJUELAS


INGREDIENTES:

400 gr. de harina
3 huevos
65 gr. de mantequilla
50 gr. de azúcar
1 decilitro de anís dulce (10 cucharadas soperas)
aceite, para freír (yo uso de oliva suave)
azúcar para espolvorear. 


PREPARACIÓN:
Con Mycook:

Colocamos la paleta mezcladora en el vaso, añadimos los huevos y el azúcar y programamos 3 minutos, 40º velocidad 4; agregamos el anís y la mantequilla, en trocitos, y volvemos a programar 2 minutos misma velocidad, pero sin temperatura. 

Incorporamos la harina, y programamos 3 minutos, velocidad amasado. Nos debe quedar una masa fina, y elástica. Sacamos la masa del vaso, nos podemos ayudar untandonos las manos con un pelín de aceite, hacemos una bola con ella (1) y la dejamos reposar veinte minutos (2). 



A mano:

Batimos los huevos, añadimos el azúcar, el anís y la mantequilla. Mezclamos bien.  Incorporamos la harina poco a poco, si la tamizamos antes mejor, la masa no se volverá grumosa y será más fácil manipularla. Vamos amasando, hasta que nos quede una masa fina y elástica, que no se nos pegue a las manos. Formamos una bola y dejamos reposar veinte minutos (1 y 2).


Continuación de la receta, ambos métodos:

Colocamos la bola de masa en la superficie de trabajo, y vamos cortando porciones con un cuchillo afilado (3). Estiramos con el rodillo  hasta dejarla muy fina (4). Cortamos en tiras y luego en rectángulos (5). Ponemos bastante aceite a calentar (las hojuelas deben flotar en el), y antes de que esté muy caliente, a fuego medio más o menos ya que si está muy fuerte, al ser la masa tan fina se nos quemarían nada más caer en la sartén; vamos friendo los trozos de masa, dándoles la forma que más nos guste (6).

A medida que se vayan dorando por ambos lados, las sacamos de la sartén y las colocamos en un plato sobre papel absorvente, para retirarles el exceso de aceite (7). Cuando todavía están calientes, las rebozamos en azúcar (8). 

Ya tenemos listas, nuestras deliciosas hojuelas.



sábado, 16 de marzo de 2013

COPAS DE CHOCOLATE Y NATA

El otro día Vicky, recordó una receta muy antigua del foro mundorecetas, los dalkys de fresas naturales, enseguida me vino a la mente que yo en su día había anotado la receta de los de chocolate, me puse a desempolvar mi cuaderno donde anoto las recetas que me dejo pendientes, y ¡aquí están!, deliciosos, fáciles, con ingredientes sencillos que tenemos siempre en casa... ¿qué más se puede pedir a una receta?. Si en casa tenéis "chocoadictos", no lo dudéis, ésta receta les va a encantar. 





COPAS DE CHOCOLATE


INGREDIENTES:

3 huevos
6 cucharadas de cacao en polvo
3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de maicena
750 ml. de leche
Una pizca de sal
2 briks de nata, para montar
Una cucharada de queso de untar, para darle consistencia a la nata
Azúcar glass


PREPARACIÓN:

De los 750 ml. de leche apartamos 250 ml; el resto lo ponemos en el vaso de la mycook, añadimos los huevos, el azúcar, la maicena y la pizca de sal; programamos 8 minutos, 90º velocidad 5. Dos minutos antes de terminar el tiempo añadimos el vaso de leche que habíamos reservado y dejamos terminar el tiempo. 

Cuando acabe, removemos unos segundos con velocidad turbo, para que se mezcle todo bien, echamos en los vasitos y dejamos enfriar. 




Mientras se enfrían, montamos la nata; para que monte bien yo la pongo unos minutos en el congelador, la sacamos, añadimos la cucharada de queso freso de untar y con la batidora de varillas la vamos montando, cuando esté casi terminada vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas, no he puesto cantidad ya que depende de lo dulce que nos guste la nata. Cuando la tengamos montada, la pasamos a una manga pastelera con boquilla rizada, y cuando las copas estén completamente frías, les hacemos unos rosetones hasta cubrir los vasitos, podemos adornar encima con fideos de chocolate. 




Notas: La nata montada así aguanta firme varios días en la nevera  sin perder consistencia. 



jueves, 14 de marzo de 2013

TORTITAS DE CALABACIN

Desde que vi éstas tortitas en el blog de Beatriz, "sin salir de mi cocina", me la dejé anotada en pendientes, ya que los ingredientes que llevaban me gustaban mucho. Cuando veo recetas de verduras preparadas de distinta manera a como las hago yo, me las apunto, me gusta probar distintas formas de tomar verduras, a ver si así las van comiendo mis hijos, y con ésta he acertado, a mi hijo mayor le han gustado, ¡por Dios, no me lo podía creer!. A la receta original le he cambiado las gambas por palitos de cangrejo, y la salsa de yogurt no la he hecho, ya que hoy no tenía prevista la preparación de ésta receta, ha surgido así, he llegado a casa más tarde de lo previsto,  y un pollo que iba a ser asado con patatas, se ha convertido en pollo al ajillo, por lo tanto necesita un primer plato. He visto que tenía en la nevera unos calabacines, he recordado la receta y cuando he leído los ingredientes, me faltaban las gambas y el yogurt natural, pues nada he cambiado las gambas por palitos de cangrejo, y hemos disfrutado de un fantástico primer plato. Os aseguro que las voy a repetir, y la próxima vez las haré con las gambas y la salsa de yogurt. 





TORTITAS DE CALABACÍN


INGREDIENTES:

400 gr. de calabacín (2 medianitos)
1 huevo
4 palitos de cangrejo
65 gr. de harina
50 gr. de queso rallado
Un pelín de levadura en polvo
Sal
Aceite
Pan rallado (opcional)

PREPARACIÓN:

Con un rallador de corte grueso rallamos el calabacín (1). Salamos, removemos, ponemos en un colador y aplastamos con la mano para eliminar toda el agua posible del calabacín. 

En un bol, batimos el huevo, añadimos el calabacín bien escurrido y los palitos cortados en rodajas finas (2); mezclamos, incorporamos la harina y la levadura y seguimos mezclando. Agregamos el queso rallado y removemos hasta obtener una masa blanda, pero que no sea muy líquida, si es así añadiremos un poco de pan rallado para ligarla; yo no le he necesitado, pero claro éso depende de la cantidad de agua que tenga el calabacín.



En una sartén ponemos a calentar, dos o tres cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente, con una cucharada sopera, cogemos porciones de la masa y las vamos echando en la sartén, con la cuchara las aplastamos un poco y les damos forma redonda (3), cuando están doradas por ése lado se les da la vuelta y se hacen por el otro (4). Se sacan a un plato con papel de cocina para quitarles  el exceso de aceite, que puedan tener. Cuando se nos acabe el aceite de la sartén volvemos a poner de nuevo dos o tres cucharadas y cuando lo tengamos caliente seguimos haciendo las tortitas hasta terminar con la masa. 




Con las cantidades que he puesto, me han salido unas doce tortitas. 

martes, 12 de marzo de 2013

ROSQUILLAS DE ANIS

Sigo con recetas de ésta época, Cuaresma y Semana Santa. Esta vez toca dulce, y otra receta heredada de mi madre, que como sabéis tiene 84 años, y cada receta que he ido recopilando de ella, lleva consigo su correspondiente historia y recuerdos; cuenta que antiguamente, cuando vivían en el pueblo, y llegaba la Cuaresma, no había casa en la que no se hiciesen los dulces típicos de la zona:  las orejas, panecetes dulces, flores, y por supuesto las rosquillas; y no puedo dejar de sonreír, cuando recuerdo la primera  vez que  nos pusimos a hacerla juntas para que yo aprendiera y la pudiese anotar; pues eso, las medidas a  cucharadas y harina "la que te pida", cuando no estás muy familiarizada con las masas, y oyes la expresión, piensas, ¿y cómo sé yo la que me pide?; no puedo dejar de admirarla, siempre ha hecho todas las recetas más o menos a ojo, y siempre le salen bien, ¿cómo lo hace?, no me lo puedo explicar, pero ella es así. Va por ti mamá. 




ROSQUILLAS DE ANIS


INGREDIENTES:

3 huevos
9 cucharadas de aceite de oliva suave, (3 por huevo)
6 cucharadas de anís (2 por huevo)
9 cucharadas soperas de azúcar (3 por huevo)
3 sobres de gasificante (1 por huevo)
600 gr. de harina aproximadamente (unos 200 gr. por huevo)
Aceite para freír (oliva o girasol, al gusto)
Azúcar para rebozar


PREPARACIÓN:
Mycook:

Colocamos la paleta mezcladora ponemos los huevos y el azúcar y programamos 5 minutos, 40º velocidad 4. Pasado el tiempo volvemos a programar otros 5 minutos pero sin temperatura. 

Echamos el aceite y el anís, la mitad de la harina y los sobres de gasificante, mezclamos 15 segundos, velocidad 3. 

Tradicional:

Ponemos los huevos y el azúcar en un bol y batimos con las varillas  hasta que tengamos una mezcla blanquecina con la consistencia de una crema, añadimos el aceite y el anís, removemos. Mezclamos la mitad de la harina con los sobres de gasificante y agregamos a la preparación anterior.

Las siguientes instrucciones son comunes a ámbas formas de preparación. 



Pasamos la mezcla a un bol (1), y vamos añadiendo la harina poco a poco (2) y vamos integrándola (3), seguramente no vamos a necesitar los 600 gr, pero claro depende del tamaño de los huevos , yo uso tamaño L,  y de la absorción de la harina; nos debe quedar una masa no muy blanda, pero tampoco dura (4), que podamos manejarla. Formamos bolitas (5). 

Ponemos abundante aceite a calentar, para que las rosquillas nos queden esponjosas tienen que flotar al freírse. Cuando el aceite esté caliente, a una temperatura media, ya que si está muy fuerte, se quemarían por fuera sin hacerse bien por dentro, vamos cogiendo las bolitas, les hacemos un agujero en el centro y vamos estirando, el agujero lo haremos grande para que al freírlas no se nos cierre (6). 




Echamos a la sartén (7) y vamos dándoles la vuelta hasta que estén doraditas. Las vamos sacando a un plato con papel absorvente para 
retirarles el exceso de aceite (8).  Cuando todavía están calientes las pasamos a un plato con azúcar y las rebozamos (9), sacudimos para quitar el exceso de azúcar (10) y ¡listas para disfrutarlas!


domingo, 10 de marzo de 2013

POTAJE DE CUARESMA O "VIGILIA"

Estamos en plena Cuaresma, y ya hay que ir pensando en  platos y dulces típicos de ésta época. Si hablamos de salado, el producto estrella es, sin duda, el bacalao; este pescado en su vertiente salada es el principal protagonista de numerosos platos y preparaciones e nuestras mesas en estos días; entre ellos el conocido "potaje de garbanzos y bacalao", un guiso muy completo y sustancioso, que a los que nos gusta la cuchara, nos encanta. Imagino que existen multitud de variedades y formas de prepararlo, según una u otra región;  Éste es el modo en que yo lo preparo,   otra de las recetas  tradicionales heredadas de mi madre. 




POTAJE DE CUARESMA


INGREDIENTES:

200 gr. de garbanzos
200 gr. de habichuelas blancas
3 ó 4 trozos de bacalao, salado, no muy gruesos
1/2 pimiento rojo
Un trozo de calabaza 
1 manojo de espinacas frescas (unos 200 gr.)
2 patatas grandes
1 cebolla mediana
1 tomate rojo maduro, o bien 3 cucharas de tomate natural triturado
1 cucharada de harina
1 cucharadita de pimentón dulce, de la Vera.
Aceite y sal.

Para los "panecetes":

2 huevos
Pan del día anterior, si es hogaza, que tiene más miga, mejor.
Un pelín de ajo molido
Un pelín de levadura en polvo
Sal.
Aceite, para freírlos.

PREPARACIÓN:

La noche anterior a la preparación del potaje, ponemos las legumbres a remojo, por separado. 

A la mañana siguiente, lavamos bajo el grifo de agua fría los trozos de bacalao y los dejamos en agua, para que pierdan un poco de sal. Reservamos. 

Colocamos agua en la olla a presión y cuando rompa a hervir echamos los garbanzos, dejamos cocer hasta que sepamos que están tiernos, no pongo tiempo, ya que cada uno conoce sus legumbres y su olla a presión. 

Mientras, lavamos las espinacas, escurrimos y troceamos. 

Cuando los garbanzos estén cocidos, apartamos de la olla, y los reservamos junto con el caldo de cocción. Ahora ponemos las habichuelas blancas con agua fría, cuando comiencen a hervir, añadimos un poco de agua fría, para cortar el hervor, y así que no se nos "despellejen"; cerramos la olla y ponemos a cocer; yo aproximadamente unos 12 minutos en mi olla rápida, pero digo igual que antes, cada uno conoce la dureza de sus legumbres. Cuando estén cocidas, y podamos abrir la olla, añadimos los garbanzos que habíamos reservado, con su caldo de cocción. 

Mientras, vamos a preparar el sofrito. En una sartén sofreímos la cebolla, cortada a cuadritos pequeños, cuando haya empezado a cambiar de color, añadimos el pimiento en trozos grandes, y seguimos sofríendo, incorporamos la calabaza, cortada en trozos y la patata, chascada; rehogamos un par de minutos, añadimos el tomate triturado, damos unas vueltas más, agregamos la cucharada de harina, sofreímos bien, para que no sepa a crudo, añadimos el pimentón removemos bien, y vertemos el sofrito en la olla, donde habíamos puesto las legumbres cocidas, con sus respectivos caldos. 




Añadimos a la olla, las espinacas y el bacalao y ponemos a cocer a fuego medio, unos 15 minutos aproximadamente; hasta que se hagan las patatas y el bacalao. 

Mientras vamos a preparar los "panecetes", para ello en un bol ponemos los 2 huevos, salamos, añadimos el ajo en polvo, la levadura y batimos bien, vamos añadiendo la miga de pan hasta que veamos una pasta consistente, no nos debe quedar muy dura, para que los panecetes nos queden esponjosos. 

Ponemos abundante aceite en una sartén y cuando esté caliente, vamos añadiendo cucharadas de la masa anterior, cuando se doren por un lado, les damos la vuelta, doramos por el otro y sacamos a un plato con papel de cocina, para escurrir el exceso de aceite. 

Cuando los tengamos todos, añadimos a la olla, removemos con cuidado, y dejamos cocer en el guiso, unos cinco minutos. 



Dejamos reposar y listo para servir. 




miércoles, 6 de marzo de 2013

CROISSANTS


Jamás pensé que me atrevería a preparar croissants, pero el ir trabajando con las masas en distintas elaboraciones (pan, mona de pascua...), me animó y la semana pasada fui mirando recetas y vídeos en Internet y en los libros que tengo por casa; así que el sábado, me levanté y me dije, "vamos, lo más que puede pasar, es que no salgan y tenga que tirar la masa". No fue así, a pesar de ser una preparación laboriosa el resultado ha sido fantástico, en casa ya me los están pidiendo de nuevo (ufff....), no tienen nada que ver con lo que compramos, aunque sea en la panadería. La receta la saqué del último libro de cocina que compré hace unos meses "El gran libro de la repostería". 







CROISSANTS


INGREDIENTES:

500 gr. de harina de fuerza
9 gr. de levadura seca de panadero, o 25 gr. de levadura fresca
50 gr. de azúcar
250 ml. de leche entera
250 gr. de mantequilla
1 huevo
1 cucharadita de sal (8 o 10 gr.)
1 yema de huevo y dos cucharadas de leche (para pintar los croissants)
Chocolate para rellenarlos.
Azúcar glas para espolvorear. (opcional)

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será cortar 50 gr. de mantequilla y dejarlos a temperatura ambiente un rato antes de comenzar con la preparación.

Tamizamos la harina en un bol, le añadimos la levadura en polvo y mezclamos bien. Agregamos la sal y el azúcar y removemos.




Batimos el huevo incorporamos la mantequilla cortada en trocitos pequeños y removemos energicamente hasta que se vaya disolviendo la mantequilla; añadimos al bol  de la harina y vamos mezclando, ayudándonos de una rasqueta o una cuchara de madera; vamos añadiendo la leche poco a poco. Sin amasar mucho, formamos una bola (1) y la dejamos reposar tapada con papel film o un paño de cocina. Aquí podemos hacer dos cosas, bien dejar la masa en la nevera por la noche, (no más de doce horas), o bien como he hecho yo dejar la bola reposar en un sitio con una temperatura entre 22-25º una hora u hora y media.

Mientras reposa la masa preparamos la mantequilla, para ello  colocamos el resto de la mantequilla, 200 gr, entre dos láminas de film transparente y aplastamos con el rodillo hasta formar un rectángulo (2 y 3), lo envolvemos con el film (4) y ponemos en la nevera, mínimo 15 minutos. 



Enharinamos un poco la superficie de trabajo, colocamos la bola de masa y hacemos una incisión profunda en ella, en forma de cruz (5). Estiramos la masa siguiendo la forma de la cruz dejando la parte central más gruesa (6).

Sacamos la mantequilla de la nevera y la colocamos en el centro de la masa (7). Cerramos los brazos de la cruz encima de la mantequilla formando un paquete para que no se salga (8 y 9).





Extendemos la masa formando un rectángulo (10). Doblamos en tres partes, como si fuera un sobre, envolvemos en papel film (11 y 12) y metemos en la nevera 30 minutos. 

Pasados los 30 minutos, sacamos el envoltorio de la nevera, lo colocamos en la mesa de trabajo, con la solapa del "sobre" mirando hacia nosotros, le damos la vuelta al "paquete" poniendo la solapa  a un lado  (un cuarto de vuelta) y volvemos a estirar la masa formando un rectángulo. Volvemos a doblar en tres partes, formando el sobre, envolvemos en papel film y metemos en la nevera otros 30 minutos. Pasado éste tiempo volvemos a repetir esta operación y volvemos a meter la masa en la nevera otros 30 minutos. 

Hacemos una plantilla para marcar los triángulos que darán forma a nuestros croissants, para ello dibujamos en un folio un triángulo con una base de 10 cm. y dos lados de 20 cm. 






Enharinamos la superficie de trabajo, sacamos la masa de la nevera y la estiramos formando un rectángulo de unos 3 mm. de grosor aproximadamente. Cuando lo tengamos estirado, levantamos la masa para airearla, volvemos a ponerla en la mesa, igualamos los bordes, cortándolos con un cuchillo y dividimos la masa en dos partes (13). Colocamos la plantilla encima de la masa y vamos cortando los triángulos (14)

Vamos cogiendo cada triángulo de masa, estiramos un poco con la mano (15) y hacemos una incisión en la base del triángulo (16). Si los vamos a rellenar, ahora es el momento de poner el relleno, en éste caso yo he puesto dos trozos de chocolate en algunos de ellos (17), también podemos rellenar con nutella, o chocolate fundido con mantequilla y enfriado. Vamos enrollando el triángulo desde la base hasta el vértice, hasta formar el croissant (18, 19, 20 y 21).



Ponemos un papel vegetal en la bandeja del horno y vamos colocando los croissants, dejando suficiente distancia entre ellos (22) ya que suben mucho al cocerse. 

Batimos la yema de huevo, con dos cucharadas de leche, y pintamos los croissants (23). Dejamos fermentar en un lugar templado, mínimo 22-23º, unas dos horas o dos horas y media, hasta que hayan duplicado su tamaño (24)

Precalentamos el horno a 230º. 

Volvemos a pintar los croissants, con mucho cuidado (25)

Bajamos la temperatura del horno a 190º , colocamos la bandeja a altura media y cocemos de 15 a 20 minutos. Una vez cocidos, los croissants deben presentar un aspecto crujiente y tostado (26). Con cuidado, para no quemarnos, los colocamos sobre una rejilla para que se enfríen (27).



Opcional: antes de servir espolvorear con azúcar glas.