APERITIVOS Y ENTRANTES

domingo, 30 de marzo de 2014

ALBÓNDIGAS DE BACALAO

La receta de hoy es una tradición en muchas comunidades españolas, y sobre todo en Cuaresma, ya que el principal protagonista es el bacalao en salazón. Nunca las había hecho antes, y recorriendo estos mundos de Internet he visto varias formas de prepararlas, casi todas llevan patata en su elaboración, pero yo he escogido ésta en la que no lleva, y debo decir que están buenísimas, super tiernas y jugosas. La receta la he copiado del blog "Recetas de rechupete".  




ALBÓNDIGAS DE BACALAO


INGREDIENTES:

500 gr. de bacalao desalado
2 rebanadas de pan de molde
Leche
1 huevo
2 dientes de ajo
150 gr. de pan rallado
Un buen puñado de perejil
50 gr. de piñones
Aceite de oliva virgen
Una cebolla mediana
Harina, para rebozar
Un huevo batido

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será desalar el bacalao, dependiendo del grosor lo tendremos en agua más o menos horas. Yo éstos que he utilizado los he tenido desalando unas 24 horas, estaban perfectos, ya que no me gusta el bacalao desalado en exceso, para que no pierda ese sabor tan característico.

Una vez tengamos el bacalao desalado, lo secamos con papel absorvente y lo desmigamos en trozos pequeños. Reservamos.


Las pieles y las espinas más grandes las ponemos en una cazuela, las cubrimos de agua y ponemos a cocer a fuego fuerte durante 15 minutos. Apartamos y cuando esté frío colamos. 


Quitamos la corteza a las rebanadas de pan de molde, las desmenuzamos, empapamos de leche y dejamos reposar. 
Echamos el bacalao desmigado en un bol, añadimos los dientes de ajo bien picaditos y el perejil, mezclamos bien. 
Añadimos el pan de molde bien escurrido y el huevo batido, seguimos mezclando, echamos los piñones y el pan rallado poco a poco, para ir viendo la consistencia de la masa, cuando la veamos compacta, y la podamos manejar, para formar las bolas, ya la tendremos. 



Ponemos abundante aceite a calentar, en una sartén honda. Mientras se calienta vamos formando bolas, no muy grandes para que se hagan bien por dentro. Las pasamos por huevo batido y harina y las vamos friendo hasta que estén doraditas. Las vamos sacando a un plato con papel absorvente, para retirarles el exceso de grasa. Reservamos. 

Picamos menudita la cebolla, y en una cacerola, la sofreímos, a fuego medio,  con un poco del aceite donde hemos frito las albóndigas, eso sí colado; cuando la cebolla esté pochadita, incorporamos las albóndigas y añadimos el caldo que habíamos reservado de cocer las pieles del bacalao, más o menos hasta cubrirlas por la mitad. Dejamos cocer a fuego medio, unos quince minutos, hasta que la salsa engorde un poquito. Movemos la cacerola con movimientos de vaivén, para que se impregnen bien todas las albóndigas, y listas para servir. 




2 comentarios:

  1. Me encanta el bacalao, quizas uno de los pescados que más, no lo he probado con albóndigas, tengo que probar

    ResponderEliminar
  2. Éstan muy buenas, si eres amante del bacalao seguro que te van a gustar. Besos

    ResponderEliminar