APERITIVOS Y ENTRANTES

martes, 18 de febrero de 2014

TARTA DE VAINILLA CON FROSTING DE QUESO (SAN VALENTÍN)

Si, ya sé que vengo retrasada y con otra tarta "San Valentín", pero no ha podido ser antes. La preparé para el sábado, ya que teníamos comida familiar, y claro no íbamos a degustar ésta delicia sólo en casa, la nota dulce, había que compartirla con todos. Es una tarta preciosa y que está muy buena; es la primera vez que preparaba frosting, pero os aseguro que no será la última, nos encantó a todos. Gracias Carmina, por ésta estupenda receta de frosting, como todo lo que te copio, perfecto. 





TARTA DE VAINILLA 
CON FROSTING DE QUESO


INGREDIENTES:
Para el bizcocho genovés:

4 huevos
120 gr. de harina
120 gr. de azúcar
un pellizco de sal

Para la crema pastelera:

3 huevos
500 gr. de leche
100 gr. de azúcar
50 gr. de maicena

Para emborrachar el bizcocho:

200 ml. de agua
150 gr. de azúcar
50 gr. de ron, coñac, vino dulce... el licor que os guste

Para el frosting de queso:

250 gr. de queso Mascarpone
200 gr. de queso Philadephia
120 gr. de azúcar glass
500 ml. de nata para montar
1/2 cucharadita de esencia de vainilla


PREPARACIÓN:

Con éstas cantidades he preparado la tarta en un molde de corazón de 21 cm. aproximadamente. Se necesitan dos bizcochos, para poder hacerle tres capas a la tarta. Si podemos preparamos los bizcochos el día anterior. Así nos organizaremos mejor. 

Precalentamos el horno a 170º. Engrasamos un molde desmontable, con mantequilla. 



Bizcocho genovés:

Comenzamos preparando el bizcocho, para ello colocamos la paleta mezcladora, en la mycook, ponemos el azúcar y los huevos en el vaso y programamos 5 minutos, 40º velocidad 4. Pasado el tiempo volvemos a programar otros 5 minutos misma velocidad, pero sin temperatura. Añadimos la harina tamizada y la sal y programamos 10 segundos velocidad 3; terminamos de mezclar bien la harina con movimientos envolventes, para que no nos baje la preparación. 




Ponemos la mezcla en el molde, damos unos golpes contra la encimera para igualarlo, y horneamos entre 10 o 15 minutos. Eso como siempre digo, dependerá de cada horno. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. 
Mientras el primer bizcocho se hornea, preparamos la mezcla del segundo, y así en un plis plas tenemos los dos bizcochos preparados.

Crema pastelera:

Mycook:

Colocamos los ingredientes de la crema en el vaso y programamos 20 segundos, velocidad 7 para que se mezclen bien los ingredientes. Colocamos la paleta mezcladora y programamos 9 minutos 90º velocidad 3. 





Tradicional:

Ponemos los ingredientes de la crema en un bol y los mezclamos bien con la batidora. Pasamos a un cazo,y cocemos a fuego muy suave moviendo continuamente con las varillas, hasta que espese. 

Cuando tengamos lista la crema, la pasamos a una manga pastelera, con boquilla lisa, dejamos enfriar. 


Para emborrachar el bizcocho:

Ponemos un cazo al fuego con el agua y el azúcar, dejamos hervir 5 minutos, retiramos del fuego y añadimos el licor, yo en éste caso usé vino dulce de Jerez. Dejamos enfriar y reservamos. 

Frosting de queso:

Montamos la nata, y cuando esté casi lista vamos añadiendo el queso poco a poco y el azúcar, mezclándolo hasta que quede bien integrado, y por último las gotas de vainilla. 


Dejamos reposar en la nevera, mínimo media hora, para que coja cuerpo la crema. 

Montaje de la tarta:

Con un cuchillo bien afilado, cortamos cada bizcocho en dos partes, más o menos iguales. Vamos a utilizar tres, la otra la guardamos, para comerla así, es un bizcocho con un sabor delicioso. De los dos bizcochos dejamos el que mejor tenga la parte de abajo, para ponerlo en la capa superior de la tarta, así nos quedara la superficie completamente lisa, y perfecta.  


Colocamos la primera capa de la tarta en la fuente donde vayamos a presentarla. Forramos los bordes con papel de aluminio para que no se nos manchen y luego poder retirarlos con facilidad. Con ayuda de una brocha vamos calando bien el bizcocho por todos lados. Ponemos una buena cantidad de frosting de queso, y extendemos bien con una espátula, procurando dejar una capa uniforme. 



Colocamos la segunda capa de bizcocho encima del frosting, volvemos a calar con el almibar y ayudándonos de la manga pastelera ponemos una capa generosa de crema pastelera. Colocamos encima de la crema la última capa de bizcocho, calamos de nuevo y cubrimos por encima y los laterales con el frosting. Reservamos un poco de frosting, que colorearemos con unas gotas de colorante rojo en gel, hasta que obtengamos el color rosa deseado. En éste caso yo he usado de Dr.Oetker





Ponemos el frosting rosa en una manga pastelera con boquilla rizada mediana, y vamos haciendo pequeñas flores por todo el borde del molde, arriba y abajo. 




Terminamos decorando la superficie como más nos guste, yo en este caso he utilizado corazones de azúcar en color rosa. Dejamos reposar un par de horas antes de desgustarla. 




Una preciosidad de tarta y sobretodo buenísima. Aunque parezca una receta muy larga, no es nada difícil, y si tenemos tiempo es mejor hacerla  en dos días diferentes. 



2 comentarios:

  1. menuda pedazo de trata mas bonita y sebe rica rica , felicidades amiga

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Loli, estaba buenísima, y casi daba pena comérsela jejeje... Besos Loli, me alegra mucho verte por aquí.

    ResponderEliminar