jueves, 18 de marzo de 2021

BACALAO CON GARBANZOS


 

Cuando leemos el título de la receta lo primero que nos viene a la mente es el tradicional Potaje de garbanzos y bacalao; pero nada más lejos de la realidad. Si hay un pescado típico de la cuaresma ese es el bacalao, cocinado de muy diversas maneras, pero si pensamos en un guiso es el potaje. La receta de hoy no es un guiso, son unos garbanzos cocidos, con verduras pochadas y coronados por unos lomos de bacalao, una receta fantástica para los amantes de éste pescado. Podemos utilizar tanto bacalao al punto de sal, o bien bacalao salado, que previamente habremos desalado. Yo he utilizado unos lomos de bacalao congelados al punto de sal. 




BACALAO CON GARBANZOS


INGREDIENTES:

4 lomos de bacalao

Medio pimiento rojo

Medio pimiento verde (o amarillo)

1 cebolla mediana

300 gr. de garbanzos cocidos

2 tomates rojos maduros, o tomate en conserva troceado

60 ml de vino blanco

2 dientes de ajo

400 ml de caldo

2 huevos cocidos

Aceite de oliva, virgen extra

Sal y pimienta, al gusto. 


PREPARACIÓN:

  • Cocemos los garbanzos, que habremos puesto a remojo la noche anterior, con una hoja de laurel. Reservamos. (Podemos utilizar cocidos de bote).
  • Pelamos y picamos la cebolla y los pimientos en cuadritos muy pequeños. 
  • Ponemos un chorrito de aceite de oliva en una cazuela baja, pero amplia, donde quepa todo sin amontonarse. Cuando el aceite esté caliente, añadimos la cebolla y sofreímos a fuego medio, para evitar que se nos queme.
  • Cuando la cebolla empiece a estar transparente añadimos los pimientos y los dientes de ajo, enteros con la piel, a los que le habremos dado un golpe con la hoja del cuchillo. 
  • Cocinamos a fuego muy lento hasta que las verduras estén bien pochadas. Éste paso es importantísimo, ya que el cocinar las verduras a fuego lento hará que el plato tenga un sabor increíble. 



  • Si vamos a utilizar tomate natural, los escaldamos en agua hirviendo durante un par de minutos, habiéndoles hecho antes una cruz en el culo del tomate. Los sacamos a un bol con agua fría y cuando podamos manipularlos, sin quemarnos, les quitamos la piel y las pepitas y cortamos su carne en dados. Si utilizamos tomate en conserva, éste paso nos lo saltamos. 
  • Añadimos el tomate a la cazuela con el resto de las verduras y cocinamos hasta que prácticamente se deshaga. 
  • Incorporamos el vino blanco, subimos el fuego y dejamos que evapore el alcohol un par de minutos.


  • Incorporamos los garbanzos cocidos y escurridos, y damos una vuelta para integrarlos con los demás ingredientes. 
  • Cubrimos con el caldo, puede ser de pescado, verduras o el de cocer los garbanzos, como he hecho yo; solo cubrir un pelín por encima de los garbanzos. Dejamos cocer tres o cuatro minutos. 
  • Retiramos los dientes de ajo y colocamos los lomos de bacalao con la piel hacía arriba y tapamos la cazuela. Cocemos a fuego medio unos 4 minutos, dependiendo del grosor de los lomos, o hasta que el bacalao esté en el punto que nos guste. Durante éste tiempo movemos la cazuela con movimientos circulares un par de veces para integrar sabores. 


  • Cortamos los huevos en cuartos y los colocamos encima de las verduras. 
  • Ésta receta no es un guiso con mucho caldo, los garbanzos quedan melosos, y los podemos dejar a nuestro gusto, más caldosos o más secos, ya que si hay exceso de caldo, quitamos los lomos de bacalao, subimos el fuego y reducimos hasta dejarlo a nuestro gusto. 
  • Servimos bien caliente. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario