APERITIVOS Y ENTRANTES

viernes, 23 de mayo de 2014

TIRAMISÚ





A pesar de ser tan popular, hasta hace poco no había preparado ésta deliciosa tarta. El tiramisú es un delicado postre, de procedencia italiana, que en poco tiempo se ha extendido por todo el mundo. Desde su origen ha ido variando la forma de prepararlo, aunque la base es la misma, capas de bizcocho remojados en café y cubiertos de una deliciosa crema de queso. Vamos a ello. 




TIRAMISÚ


INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

4 huevos
100 gr. de harina
100 gr. de azúcar
Una pizca de sal

Para el tiramisú:

500 gr. de queso mascarpone
3 huevos
50 ml. de licor de amaretto, ron o brandy
100 gr. de azúcar glass
250 ml. de café, fuerte.
Cacao puro en polvo (sin azúcar), para espolvorear

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será preparar la plancha de bizcocho. 

Precalentamos el horno a 180º.





Colocamos la paleta mezcladora en las cuchillas, echamos los huevos y el azúcar y programamos 5 minutos, 40º velocidad 4. Pasado el tiempo volvemos a programar misma velocidad y tiempo pero sin temperatura. Quitamos la paleta mezcladora, añadimos la harina y la pizca de sal y mezclamos 15 segundos en velocidad 3. 

Ponemos papel vegetal en una bandeja de horno, vertemos la mezcla y extendemos bien. Horneamos unos diez o doce minutos, como siempre digo dependerá de cada horno. Sacamos la plancha de bizcocho y dejamos enfriar sobre una rejilla. 

Preparamos un café fuerte, añadimos el licor escogido y dejamos enfriar. 

Ahora vamos con la crema del tiramisú. 



Ponemos en el vaso de la mycook la paleta mezcladora, incorporamos las yemas y el azúcar y programamos 5 minutos, 80º velocidad 4. Añadimos el queso y mezclamos unos segundos, hasta que quede bien integrado.  Sacamos la mezcla del vaso, y dejamos enfriar. 

Mientras tanto, montamos la nata. Montamos las claras a punto de nieve.


Pasamos la crema de queso a un bol grande, e incorporamos en primer lugar la nata montada, con movimientos  envolventes usando una espátula; y después las claras a punto de nieve de igual manera; hasta que nos quede una crema uniforme.

Ahora solo nos queda el montaje. 


Forramos los bordes de la fuente de presentación con papel de aluminio, de ésta forma, cuando vayamos a servirla nos quedará perfectamente limpia. 

Cortamos el bizcocho en tres tiras alargadas. Colocamos la primera tira en la fuerte y mojamos con el café reservado, ayudándonos de una brocha. 


Ponemos encima una parte de la crema de mascarpone y la extendemos ayudándonos de una espátula. Cubrimos con otra tira de bizcocho, volvemos a calar con el café, ponemos otra capa de queso y tapamos con la última tira de bizcocho; calamos de nuevo y extendemos la última capa de crema de queso. Reservamos en la nevera, mejor de un día para otro. 

A la hora de servir, encima de la crema espolvoreamos el cacao en polvo. Quitamos el papel de aluminio de la fuente, y ya tenemos lista nuestra deliciosa tarta. 





7 comentarios:

  1. pues yo tampoco lo he preparado nunca.... no hace mucho lo comí por última vez y pensé que tenía que hacerlo, pero al final nunca lo hago

    ResponderEliminar
  2. Pues anímate, y ponte manos a la obra, que merece la pena. Besos guapa

    ResponderEliminar
  3. Se me hace la boca agua, ¡qué bien te ha quedado!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Morguix, me alegra un montón que te haya gustado. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  5. Hola, una preguntilla, los huevos para el bizcocho de qué medida son? y los de la crema de tiramisú? cuáles has usado? gracias

    ResponderEliminar
  6. Hola Sandra, los huevos que utilizo siempre son tamaño L. Siento no haber podido contestarte antes. Un beso guapa

    ResponderEliminar