APERITIVOS Y ENTRANTES

sábado, 29 de abril de 2017

MEJILLONES TIGRES


La receta de hoy es uno de los aperitivos favoritos de mi casa, sobretodo de mi hijo mayor Sergio, le encantan los tigres, siempre que tiene ocasión, me los pide, y claro yo siempre que puedo se los preparo. Hay infinidad de recetas, ésta que os enseño hoy es la que yo preparo en casa desde hace años, siendo todo un éxito. Recuerdo una noche que vinieron unos amigos a cenar a casa, los puse y una de ellas dijo que eran una cosa que no le llamaba mucho la atención, y cual no sería mi sorpresa, cuando no solo es que los probó, sino que repitió varias veces, diciendo que eso no era lo que había comido en algunas taperias, cuando los habían pedido. Las cantidades son un poco a ojo, ya que como digo, llevo años haciéndola y ya no mido, pero os dais una idea, tiene que quedar una bechamel no muy dura, pero tampoco excesivamente blanda, que podamos rellenar las conchas de los mejillones sin dificultad. 



INGREDIENTES:

1 kg. de mejillones
300 gr. de gambas peladas
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
3 cucharadas soperas de harina
100 ml. del caldo colado de los mejillones
300 ml. de leche entera
Sal y pimienta molida
Nuéz moscada 
Harina, huevo y pan rallado para rebozar
Aceite de oliva, virgen extra

PREPARACIÓN:

  • Limpiamos bien los mejillones, quitandoles las barbas y toda la suciedad, raspandolos con un cuchillo. Yo también utilizo un truquillo, tengo un  estropajo de aluminio, exclusivamente para limpiar los mejillones, así es mucho más fácil y rápido limpiarlos. Después de limpiarlos, los lavamos bien bajo el grifo. 
  • Una vez limpios, ponemos los mejillones en una cazuela, tapamos y llevamos al fuego, removiendo la cazuela sin destaparla,  hasta que se abran. 
  • Una vez abiertos, dejamos enfriar, separamos el mejillon de la concha. Lavamos las conchas, las secamos y reservamos. 
  • Reservamos también el agua de cocción de los mejillones, previamente colada. 



  • Descongelamos las gambas peladas y las cortamos en trocitos. 
  • Cortamos tambien los mejillones.
  • Partimos la cebolla y el ajo en cuadritos muy pequeños. 



  • Ponemos un chorrito de aceite en una sarten, cuando esté caliente echamos la cebolla y el ajo y dejamos sofreír a fuego medio, para evitar que se nos queme. 
  • Una vez tengamos la cebolla pochada, añadimos las gambas, sofreímos un par de minutos y añadimos los mejillones troceados, salamos ligeramente y damos un par de vueltas más. 



  • Añadimos la harina y rehogamos brevemente para que se tueste y no sepa a crudo. Incorporamos el caldo de cocción de los mejillones, removemos y seguimos cocinando. 
  • Vamos añadiendo poco a poco la leche sin dejar de remover enérgicamente para que no nos queden grumos. La cantidad de leche es orientativa, la masa estará lista cuando al pasar una espátula por la sarten quede un surco al que le cueste cerrarse. 
  • Rectificamos de sal, añadimos un poco de pimienta molida y un poco de nuez moscada. 



  • Dejamos templar la masa y rellenamos cada concha de mejillón con ella. Una vez que hayan enfriado completamente vamos pasando cada concha por harina, huevo batido y pan rallado. Así hasta terminar toda la masa, si nos han salido muchos, podemos congelarlos, al igual que las croquetas. 


  • En una sarten no muy grande, ponemos abundante aceite a calentar vamos echando los mejillones, primero la parte del relleno hacia abajo, cuando estén dorados por ese lado, damos la vuelta y doramos por el otro. 
  • Sacamos a un plato con un papel de cocina, para retirar el exceso de grasa, y listos para disfrutar de un delicioso aperitivo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario