APERITIVOS Y ENTRANTES

lunes, 18 de abril de 2016

LUBINA A LA ESPALDA AL HORNO



Hoy vamos con una receta que bien nos puede servir para un día normal o bien para una celebración; ya que este pescado cocinado así es un verdadero placer. Hoy en día tenemos a nuestra disposición lubinas  todo el año, ya que normalmente las que encontramos en el mercado son de piscifactorías; y a un precio bastante asequible; eso sí, si tienes la suerte de poder hacerte con una  lubina salvaje, el plato ya es "espectacular". 



LUBINA A LA ESPALDA AL HORNO


INGREDIENTES:

1 lubina de ración, por comensal (en éste caso 4)
1 patata, por comensal (en éste caso 4)
50 ml. de vino blanco
1 chorrito de vinagre, de vino blanco
1 guindilla
250 gr de gamba pelada
3 o 4 dientes de ajo
Pimentón dulce, de la Vera
Aceite de oliva, virgen extra
Sal y pimienta, recién molida

PREPARACIÓN:

  • Le pediremos al pescadero que nos prepare las lubinas para hacerlas a la espalda, quitandoles las cabezas y abriendolas hacia un lado, sin quitarles la espina. 
  • Pelamos las patatas, y las cortamos en rodajas, de un centímetro aproximadamente. 


  • Cubrimos el fondo de una bandeja, que pueda ir al horno, con las rodajas de patata. Salpimentamos, regamos con un chorrito de aceite de oliva y llevamos al horno a 180º.  

  • Cuando las patatas estén casi hechas, sacamos la bandeja del horno y colocamos las lubinas totalmente abiertas, con la piel hacia abajo. Salamos.


  • Ponemos el vasito de vino blanco y volvemos a meter en en horno, unos quince minutos más. 
  • Cortamos los dientes de ajo en láminas. 



  • A falta de cinco minutos, aproximadamente, para terminar de hornear las lubinas, ponemos un buen chorreón de aceite en una sartén, cuando esté caliente echamos los ajos y la guindilla, en el momento en que empiecen a dorarse añadimos las gambas, salamos ligeramente  y salteamos un par de minutos. 
  • Sacamos las lubinas del horno, comprobamos que estén hechas, si no fuese así volvemos a poner un minuto más, hay que tener cuidado en no pasarse para que no queden resecas, entonces estropearíamos el plato. 

  • Echamos un chorrito pequeño de vinagre por encima de las lubinas, espolvoreamos con un poco de pimentón dulce y finalmente el sofrito de ajos y gambas, procurando esparcirlo bien por todo el pescado.
  • Servimos cada lubina, acompañada de su correspondiente ración de patatas. 



    2 comentarios:

    1. Este plato lo pongo un día de fiesta y seguro que triunfo,
      tomo nota.
      Besotes

      ResponderEliminar