APERITIVOS Y ENTRANTES

martes, 8 de diciembre de 2015

SOLOMILLO DE CERDO EN HOJALDRE



Siguiendo con recetas para éstos días que se avecinan, la de hoy es un plato de diez por varias razones; la primera de ellas es que está buenísimo, aquí se mezcla el crujiente del hojaldre con la jugosidad de la carne, que cocinada de ésta manera no queda para nada reseca. La podemos dejar preparada con antelación a falta solamente del horneado, y mientras ponemos los aperitivos se hace, y llega calentita a la mesa. Además  si no utilizamos solomillo de cerdo ibérico, no nos sale cara, en absoluto,  y es un plato muy vistoso; algo muy de agradecer en éstos tiempos, ya que es una receta al alcance de todos los bolsillos. 




SOLOMILLO DE CERDO EN HOJALDRE


INGREDIENTES:

2 solomillos de cerdo
Jamón serrano, en lonchas (también puede ser bacón)
Jamón de York, en lonchas
Queso tierno, en lonchas
2 láminas de hojaldre 
1 huevo 
Hierbas provenzales
Sal y pimienta molida
Aceite de oliva, virgen extra

Guarnición:
Puré de patatas
Manzanas caramelizadas




PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será limpiar, todo lo que podamos, los solomillos de grasa, telillas y partes blancas que puedan tener. 
  • Salpimentamos y espolvoreamos generosamente con las hierbas provenzales. 



  • En una sarten ponemos un fondo de aceite y marcamos los solomillos, a fuego fuerte, hasta que estén doraditos.  Con esta operación conseguimos sellar la carne y evitar que los jugos se pierdan y luego nos quede reseca. Éste paso es importante, debéis dejar la carne según como os guste de hecha, más rosadita o más pasada, ya que el tiempo de horneado luego no es mucho. Procurad que no quede muy hecha, porque si no el resultado luego no es el mismo, una carne seca, desmerece todo un plato. Sacamos los solomillos a un plato y dejamos templar, para poderlos manipular.
  • Desenrollamos la lámina de hojaldre, con cuidado. Si el solomillo cabe perfectamente, no la estiraremos, y así nos quedará un hojaldre más crujiente y con más capas. Si debemos estirarla un poco, lo haremos muy cuidadosamente, sin apenas presionar el hojaldre. Marcamos la lámina en tres partes, dejamos la del centro para poner el solomillo y a las de los lados les hacemos unos cortes oblicuos, para poder hacer la trenza. 


  • Cubrimos el solomillo con unas lonchas de jamón serrano. 
  • Envolvemos con las lonchas de jamón de York. 


  • En el centro del hojaldre colocamos dos lonchas de queso. Encima ponemos el solomillo envuelto en el jamón de York. 
  • Cubrimos con otras dos lonchas de queso, para tapar el solomillo. 
  • Ahora vamos cruzando las tiras de los lados, una encima de la otra, formando una trenza. 
  • Repetimos la operación con el otro solomillo. 


  • Colocamos los solomillos en un fuente de horno, con papel vegetal en el fondo. 
  • Pintamos generosamente, con huevo batido. 
  • Precalentamos el horno a 200º y horneamos unos 12 o 15 minutos, hasta que el hojaldre se hinche y esté doradito. 
  • La guarnición es al gusto de cada uno, yo lo he acompañado de puré de patatas y manzanas caramelizadas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario