APERITIVOS Y ENTRANTES

martes, 3 de junio de 2014

TARTA SACHER



Desde luego, cuantas recetas en la carpeta de pendientes que van viendo la luz poco a poco. Ésta tarta la tenía en dicha carpeta desde hace un montón de tiempo, y por fin le ha llegado su turno; y qué mejor ocasión, que mi cumpleaños, para  darme un homenaje; los que  me conocéis bien, sabéis que me apasiona el chocolate. El resultado me ha encantado, le tenía ganas desde hace tiempo, pero no creí que me fuera a gustar tanto.  Para hacer un poco de historia, tarta típica de Austria, inventada por Franz Sacher en la primera mitad del siglo XIX. Pero fue en 1876, cuando su hijo fundó el hotel Sacher, en pleno centro de Viena, donde a día de hoy se hacen más de 270.000 tartas al año, muchas de las cuales se venden en todo el mundo. 




TARTA SACHER


INGREDIENTES:

175 gr. de azúcar
175 gr. de mantequilla
7 huevos
175 gr. de chocolate negro, 70% cacao (yo puse puro Valor)
50 gr. de almendras molidas
100 gr. de harina
Mermelada de albaricoque
Mantequilla y harina para el molde

Para la cobertura:

200 gr. de chocolate de cobertura
2 cucharadas de mantequilla
5 cucharadas de nata liquida 


PREPARACIÓN:

Troceamos el chocolate y lo fundimos en el microondas en intervalos de 30 segundos, para evitar que se nos pueda quemar. Dejamos templar.




Troceamos la mantequilla y la dejamos un ratito a temperatura ambiente. 
Separamos las yemas de las claras y montamos éstas últimas a punto de nieve, cuando estén casi montadas añadimos 75 gr. de azúcar, hasta obtener un merengue consistente. Reservamos.

Mezclamos la harina con la almendra molida.




Colocamos la paleta mezcladora en el vaso de la mycook, añadimos la mantequilla y el azúcar restante y programamos 5 minutos velocidad 4. Pasado el tiempo volvemos a poner la máquina en marcha y vamos añadiendo las yemas una a una sin dejar de batir. Incorporamos el chocolate fundido. 
Pasamos la mezcla a un bol grande y agregamos la harina mezclada con las almendras molidas, con movimientos envolventes, ayudándonos de una espátula.
Cuando  la mezcla sea homogénea, con una varilla manual, incorporamos  las claras a punto de nieve, suavemente para evitar que la mezcla se nos baje. 
Untamos un molde de base desmontable con mantequilla y espolvoreamos con harina. Vertemos la mezcla y horneamos a 175º, horno precalentado, durante 10 minutos. Bajamos la temperatura a 165º y proseguimos la cocción 30 minutos más.  Dejamos templar y desmoldamos sobre una rejilla para que se enfríe. 




A continuación cortamos el bizcocho en dos capas y extendemos una buena capa de mermelada de albaricoque en la inferior y tapamos con la otra capa de bizcocho. (Para que la superficie de la tarta me quede lo más lisa posible, lo que hago es invertir el bizcocho, es decir la parte de abajo la pongo de tapa y la parte de arriba, la igualo si es necesario, a veces no hace falta, y la pongo de base, así queda una tarta perfectamente plana)





Ahora vamos a preparar la cobertura. Fundimos el chocolate, igual que hicimos antes, en el microondas en intervalos  de 30 segundos, para evitar que se nos queme; incorporamos la mantequilla y mezclamos hasta que se disuelva completamente, agregamos la nata líquida y mezclamos bien. Cubrimos la tarta por la superficie y los laterales. Reservamos un poco de chocolate para hacer la decoración, que es simplemente escribir el nombre de la tarta sobre la capa de chocolate, una vez que éste haya endurecido. Para ello se puede utilizar el "decopen", un utensilio de la marca Lekue que sirve para decorar repostería, como el que os muestro en la foto; o bien poniendo el chocolate en un cucurucho de papel vegetal  y haciéndole luego un pequeño agujerito para así poder escribir. 
Dejamos la tarta reposar en la nevera, para que el chocolate endurezca, un par de horas mínimo. Transcurrido ese tiempo sacamos la tarta y escribimos el nombre encima de ella. 




Notas: Como podéis comprobar  han caído  unos cuantos añitos verdad? Jejeje...

La receta la he copiado del libro "La pastelería de Eva Arguiñano", y me ha encantado, lo único es que añadí 50 gr. de chocolate más para la cobertura pero agregué poca nata y me quedó un poco dura de más, tuve que extenderla con una espátula, no cayó sola por los laterales del bizcocho; y no quedó perfectamente lisa y brillante, como me hubiera gustado.  Eso sí, de sabor espectacular, si eres amante del chocolate, deliciosa, ésta es tu tarta. 






8 comentarios:

  1. es un gran clásico, eso está claro. Te ha quedado muy, muy bien, yo en casa no la hago porque no son demasiado amantes del chocolate, pero vamos, que te ha quedado genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Charo, y no te puedes imaginar lo buena que estaba. Besos guapa

      Eliminar
  2. Tiene una pinta estupenda, aunque a primera vista me parecía mucho 7 huevos! son M o L los que has utilizado? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, perdona por no haber respondido antes, yo también pensé que eran muchos, pero como era la medida de la receta, la seguí tal cual, los huevos que utilizo siempre, son L. Besos guapa

      Eliminar
  3. Vaya pinta!!!! Qué rica!!!
    Yo, al igual que tú, la tengo entre mis recetas pendientes desde hace años y la verdad es que un clásico de la repostería así merece ser probado. Lo que pasa es que en mi casa no son muy chocolateros. Intentaré hacerla para una comida con amigos. Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Beatriz, Seguro que con ésta tarta triunfas en ésa comida con amigos. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  5. Pues si Sari, es una tarta muy rica; si eres amante del chocolate no debes perdértela. Un beso

    ResponderEliminar