APERITIVOS Y ENTRANTES

miércoles, 9 de abril de 2014

OREJAS DE CARNAVAL



No podía faltar un dulce tan típico de éstas fechas, como son las orejas de carnaval,  tradición por excelencia en Galicia, ésta estupenda receta hace las delicias de pequeños y mayores; en casa nos encantan a todos, es que es un no poder parar, empiezas con una... y ya está el lío. También son conocidas como "hojuelas", según su procedencia, pero el denominador común de todas ellas, es una riquísima masa frita, crujiente que se  deshace en la boca. 




OREJAS DE CARNAVAL

INGREDIENTES:

2 huevos
50 ml. de anís dulce
200 ml. de agua templada
100 gr. de mantequilla
120 gr. de azúcar glas
500 gr. de harina, aproximadamente
Ralladura de 1 limón
Una pizca de sal
Aceite, de girasol u oliva, para freír
Azúcar, para espolvorear

PREPARACIÓN:

Fundimos la mantequilla, en el microondas. Reservamos. En un bol ponemos el agua templada, la sal, la mantequilla, los dos huevos, el anís, la ralladura del limón y el azúcar y batimos energicamente hasta que todo esté bien mezclado. 



A continuación vamos añadiendo poco a poco la harina, primero vamos mezclando con las varillas y después con las manos. Amasamos hasta que nos quede una masa, grasa y manejable. Dejamos reposar una hora, mínimo; éste es el secreto para que luego nos queden crujientes. 


Una vez pasado el tiempo de reposo, vamos cogiendo porciones de masa, del tamaño de una nuez. Untamos con aceite el rodillo y la encimera y vamos estirando las porciones de masa, lo más finas posibles, casi como el papel. 



Ponemos abundante aceite a calentar a temperatura media; cogemos un pelín de masa, lo echamos en la sartén y cuando se dore, ya podemos empezar a freír las orejas. Yo me ayudo de una rasqueta de cocina, para despegarlas de la encimera; freímos por los dos lados hasta que estén doradas. En éste punto hay que tener cuidado con la temperatura del aceite, no se nos puede quemar, pero tampoco quedar muy baja, para que nos salgan huecas y crujientes. 

Sacamos a un plato con papel absorvente, para retirarles el exceso de grasa. Espolvoreamos bien con azúcar, y ponemos en la fuente de presentación, listas para desgustarlas. 




1 comentario: