APERITIVOS Y ENTRANTES

sábado, 2 de febrero de 2013

SOLOMILLO DE CERDO A LA PIMIENTA VERDE

Hoy una receta, de ésas que son fáciles y te hacen quedar como una reina. Con pocos ingredientes, conseguimos un plato de diez, y con el vamos a conquistar a los paladares más exigentes de la casa. Es una receta, con la que vamos a quedar de lujo, si tenemos invitados. 




SOLOMILLO DE CERDO A LA PIMIENTA VERDE


INGREDIENTES:

2 solomillos de cerdo

Para la salsa:

25 gr. de pimienta verde

100 gr. de nata liquida, para cocinar

100 gr. de vino blanco

1 diente de ajo

25 gr. de cebolla

30 gr. de aceite de oliva

sal

Acompañamiento:

Patatas pequeñas 

Hiervas provenzales

Pimentón

50 gr. de mantequilla

1 cucharada de aceite de oliva

Sal.

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será lavar bien las patatas y dejarlas con la piel. Cocerlas, con un poco de sal, a fuego suave unos diez minutos. Sacarlas del agua y dejarlas enfriar. 

Ahora vamos a preparar la salsa, para ello ponemos en el vaso de la mycook, el diente de ajo, la cebolla y el aceite de oliva y programamos 10 segundos, velocidad 4. A continuación programamos 4 minutos, temperatura 100º velocidad 4. Reservamos en el vaso.

Bajamos, con la ayuda de la espátula, los restos que se hayan quedado en las paredes del vaso, colocamos la paleta mezcladora en las cuchillas y añadimos la pimienta verde, la nata líquida y el vino blanco, reservando un poco para luego desglasar la sartén donde vamos a hacer los solomillos. Sazonamos y programamos 5 minutos, temperatura 100º velocidad 4. Reservamos.

Cortamos los solomillos en medallones un poco gruesos, yo lo hago al bies para que queden más vistosos. 




Ahora vamos a terminar de preparar la guarnición. Cuando las patatas se hayan enfriado, las pelamos. En una sartén, a fuego suave, ponemos la cucharada de aceite de oliva y la mantequilla, cuando ésta se haya fundido salteamos las patatas, añadiendo  las hiervas provenzales, un pelín de sal y una pizca de pimentón dulce. Vamos removiendo cuidadosamente, para que tomen sabor, durante  cinco minutos aproximadamente. Reservamos. 



En una sartén con aceite muy caliente, doramos ligeramente los solomillos, por ambos lados (cuidado con no pasarlos mucho para que no se resequen). Vamos colocando en una fuente de servir.  Cuando hayamos terminado, vertemos en la sartén el vino que habíamos reservado y con una paleta de madera, rascamos el fondo de la sartén, para recoger la sustancia de los solomillos que haya quedado pegada; lo agregamos al vaso y programamos 5 minutos, temperatura 100º, velocidad 4. 

Colocamos la salsa en una salsera, para que cada comensal la rocíe sobre los solomillos, al gusto.  



Servimos los solomillos, acompañados de las patatas. 






Notas: Podemos hacer ésta misma receta con solomillo de ternera, o cualquier otro tipo de corte que nos guste. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada