APERITIVOS Y ENTRANTES

domingo, 20 de enero de 2013

KRINGLE ESTONIA

Ésta Navidad me han quedado por hacer bastantes recetas de la revisa thermomix especial Navidad, y como a eso hay que ponerle remedio, éste fin de semana he preparado el famosísimo "Kringle Estonia". Yo creo que ésta ha sido la receta estrella en blogs y foros de internet en éstas navidades, por eso no he dudado en prepararla; después de ver lo bonita que quedaba, no me he podido resistir, y aquí tenemos el resultado. Según nos explican en la revista, éste dulce proviene del norte de Europa, concretamente de Dinamarca, y su nombre proviene del nórdico antiguo "kringla", que significa anillo o círculo. 





KRINGLE ESTONIA


INGREDIENTES:

Masa:

30 gr. de azúcar
la piel de medio limón (sin nada de blanco)
120 gr. de leche
30 gr. de mantequilla
15 gr. de levadura fresca o un sobre de levadura seca de panadero
1 yema de huevo
300 gr. de harina de fuerza
1 pellizco de sal

Relleno:

50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
60 gr. de azúcar
2 cucharaditas de canela molida
1 cucharadita de cacao en polvo (lo he añadido yo)
50 gr. de nueces picada gruesas
50 gr. de almendras laminadas
50 gr. de perlitas de chocolate

Glaseado:

1 clara de huevo
50 gr. de azúcar glas.






PREPARACIÓN:
Masa. En mycook:

Ponemos en el vaso el azúcar y la piel del limón y pulverizamos 15 segundos velocidad. 10.  Con la espátula, bajamos los ingredientes hacia el fondo del vaso y agregamos la leche, la mantequilla y la levadura, programamos 1 minuto, 40º velocidad 3. Añadimos la yema y mezclamos 4 segundos velocidad 4.Incorporamos la harina y la sal y programamos 2 minutos velocidad amasado. Retiramos la masa del vaso, le damos forma de bola y dejamos reposar hasta que doble su volumen. Dependiendo de la temperatura ambiente tardará más o menos, pero como mínimo una hora. 

Modo tradicional:

Si tenemos accesorio picador en nuestra batidora, pulverizamos la piel del limón y el azúcar. Reservamos. (Si no tenemos accesorio picador, rallamos la piel del limón y el azúcar lo usamos normal)

Calentamos la leche un poco, sólo que esté tibia, para deshacer la levadura. En un bol, echamos la harina en forma de volcán y en el centro ponemos la yema de huevo, la leche con la levadura, el azúcar con la piel del limón, la mantequilla y la sal; vamos moviendo con la espátula hasta que se vayan juntando los ingredientes, después amasamos con las manos hasta obtener una masa suave que se desprenda de las paredes del bol. Le damos forma de bola, dejamos reposar hasta que doble el volumen y seguimos con la receta. 

Del relleno:
Mycook:

Ponemos en el vaso la mantequilla, el azúcar, la canela y el cacao mezclamos 30 segundos velocidad 3.

Tradicional:

En un bol ponemos el azúcar, la canela y el cacao; añadimos la mantequilla en trocitos y mezclamos con un tenedor hasta que nos quede todo bien integrado. 

Los siguientes pasos son comunes a ambos modos de preparación.

Precalentamos el horno a 180º. 

Cuando la masa haya doblado su volumen, la ponemos sobre una superficie de trabajo espolvoreada con harina y la extendemos con ayuda de un rodillo, hasta obtener un rectángulo de 40 x 50 cm. aproximadamente. 




Con una espátula untamos el rectángulo de masa con la crema del relleno (1), espolvoreamos con las nueces, almendras y perlitas de chocolate (2) y lo vamos enrollando sobre sí mismo, por la parte más ancha (3), hasta obtener un rulo (4). Cortamos el rollo por la mitad a lo largo, dejando uno de los extremos sin cortar (5)




Vamos cruzando las dos tiras de masa de forma que el corte quede hacia arriba (6). Unimos los extremos formando una rosca la colocamos en una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal (7), y horneamos a 180º durante 20 minutos aproximadamente. 

Mientras preparamos el glaseado: mezclamos en un bol la clara de huevo, ligeramente batida, y el azúcar glas (8). Retiramos la rosa del horno y la pintamos con el glaseado (9). Dejamos enfriar, y listo para disfrutarla. 















2 comentarios:

  1. ¡Es casi un pecado! fue la receta que triunfó en todas las casas éstas Navidades pasadas, y no es para menos; está buenísima. Cuando la hagas, ya me contaras...

    ResponderEliminar